Ir al contenido principal

El amanecer africano baila

Llevo mucho tiempo sin escribir “día a día”, dejando reposar las palabras y los pensamientos para no decir más de lo que debo decir, pero hoy, sin embargo, he necesitado plasmar en este pequeño rincón todo lo que siento. Porque la vida, a veces, se entremezcla para darte testimonios de una realidad que no por lejana debe hacerse indiferente.

El otro día me decidí a compara La ira del fuego, de Mankell, y ayer, leyendo el primero de los tres libros sobre Sofia no pude reprimir las lágrimas. Con ese estilo tan propio del genial sueco, contado casi como un cuento infantil, Henning nos traslada la vida de Sofia, una chica de Mozambique que sufrió los desastres de la guerra que azotó a su país a inicio de los 90.

Curiosamente, antesdeayer, hablando en Manos Unidas, comentábamos la más que tensa situación que se vuelve a vivir en Costa de Marfil, dónde la ambición política de sus dirigentes conduce al país a una nueva guerra civil. Una guerra civil en la que, como siempre, pagaran los más pobres. Los que no tengan dónde ocultarse, los que ya no tienen nada para comer, los que se ven obligados a marchar de sus casas por las malditas guerras que desangran al Continente Negro. Y al leer el “Secreto del Fuego” -que por cierto, me he bebido sus casi 170 paginas de una sentada- las imagenes se han agolpado. Y las preguntas han venido con ellas ¿Porqué no hacemos nada por cambiar la situación? ¿porqué nos olvidamos de las guerras abiertas en África? ¿Acaso ellos no tienen derecho a que luchemos por mejorar sus condiciones?

Cada día en internet se reproducen las campañas de todo tipo. Ayer mismo la red estaba revolucionada por la ley Sinde pero ¿cuántos levantan la voz por acabar con la piratería occidental y primer mundista ejercida contra los más desfavorecidos? ¿Cuántos se dan golpes de pecho en su progresismo y miran a otro lado cuando toca hablar de progreso en otros lugares?

Este mundo sangra, cada día, cada hora, mueren niños, mujeres y hombres por culpa de las guerras. Niños soldados, minas antipersona, chicas vendidas como esclavas, familias destrozadas, hambrunas y un largo etcétera de calamidades que se extienden desde hace demasiado tiempo.

Pero como dice Mankell "el corazón de África es como el sol, grande, rojo, una tela de seda de color sangre" y aún así, siendo tela robada continuamente, África continua invencible,no se rinde, no se deja pisar. Pero nosotros continuamos empeñados en pisotearla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.