Ir al contenido principal

Burlesque

Nunca un nombre estuvo también puesto en una película como en Burlesque pues la cinta no es más que una burla al espectador, que acaba devolviendo la moneda y burlándose de la propia película. Un esperpento mezcla de la genial Moulin Rouge y de la entretenida Bar Coyote, y todo para mayor gloria de Cristina Aguilera, acompañada por la ya plenamente acartonada Cher. 



Lo más curioso de todo es que Burlesque cuenta con el presupuesto necesario para realizar una buena película y la historia, no por ya vista, daba para más. Pero se queda en efecto de luces. Y eso que cuenta con un reparto secundario de lujo. Cher, pese a carecer de expresividad, sigue llenando la pantalla como siempre hizo e, incluso, da pequeñas pinceladas de lo que un día fue su voz. Stanley Tucci continúa encasillándose en un papel que parece irle como anillo al dedo: el del amigo y confidente gay y que tan buenos resultados siempre le da. Kristen Bell hace el papel de la superenemiga, borracha e intratable, que muestra celos de la joven Ali creando un personaje vaporoso que se deshace con las primeras gotas. Y junto a ellos Cam Gigandet, el buenísimo, cachísimo y divertidisimo Jack, enamorado de Ali y que deja una de las pocas escenas memorables de la película -recordado en algún pasillo al grito de “no queremos ni pijama ni galletas”-. Lamentable que sea esto, el cuerpo semidesnudo del actor del momento, lo que más hilaridad levantase en el publico -si bien la escena es llevada con humor- de un guión carente de todo. De hecho, cabría preguntarse si realmente estamos ante una película o ante el DVD de algún concierto de Aguilera pues no es más que eso, sucesión de actuaciones para mayor gloria de la artista.

Por cierto, Cristina Aguilera aparece mucho mejor cuando la naturalidad de su maquillaje se aleja de la artificialidad y nos muestra el rostro real y, sin duda, la primera actuación del concierto, perdón película, aún en su pueblo natal llega a poner los pelos de punta recordándonos a las grandes voces negras del pasado.

Pero, siempre hay un pero, hay algo que puede destacarse: la presencia del guionista, productor, director y actor británico Alan Cumming (Alexis, el portero travestido del cabaret) que no necesita más que aparecer en tres planos para mostrando todo su potencial siendo el único, junto a Cher pero muy por encima de ella, que logre hacer sombra a Ali -Aguilera- en el escenario. Quizá su número cómico sea lo mejor de esta burla que Steve Antin ha tenido a bien hacernos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.