Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

William & Jane

William estaba abatido. No comprendía porque ahora todas las miradas se fijaban en él. Había sido un accidente. Jamás quiso disparar a su padre. Es más, el disparo se produjo cuando intento evitar que el reverendo le matase. Nadie podía acusarle de nada ¿porqué el pastor no contaba la verdad?
Las carreras volvieron a los pasillos, el doctor Magon se detuvo junto al sargento Joseph, su rostro ceniciento aventuraba malas noticias.
-Sir Walter no ha resistido. No he podido hacer nada- se miró la levita manchada de sangre-. La herida era demasiado profunda, he podido sacar la bala, pero no he logrado detener la hemorragia y ha perdido la conciencia.
-¿Qué has hecho William? ¿cómo has podido asesinar a tu propio padre?- William se giró sorprendido ante las preguntas del reverendo -¿podrás vivir con esto?
-No he hecho nada- susurró antes de gritar -¡HAS SIDO TÚ!
-¿Alguien puede explicarme qué ha pasado?- pregunto el sargento Joseph que aún no había logrado comprender qué estaba sucediendo.
-Vine…

Jóvenes

Hay gente que tiene un arte especial, y este hombre lo tenía. Con su camisa naranja brillante de cuello alto, su cazadora de cuero, sus vaqueros y su mascota para cubrir la cabeza. Estaba sentado de espaldas a la dirección de la marcha, hablando con el señor mayor que ocupaba el asiento de minusvalidos en el dos. Era uno de esos hombres que no pasa desapercibido, con su sonrisa burlona y educada, y esos gestos que denotan que antaño fue un don juan chulesco y elegante. Un dandi de otra época que aún mantiene parte de su encanto. Y su sapiencia. Sus palabras le acusan de ello. Habla de la juventud de ahora, sabiendo que nada tiene que ver con la que describe su vecino de silla, los alaba y se ríe de las criticas con un
-Eso también me lo dijeron a mí. -Pero es que tu eras de cuidado- le responde su amigo-. ¡Y lo eres! -¿Yo? ¿Y tú no? -Ahora ya no soy nada, sólo un viejo -dijo riendo- esperando morir. -No digas eso, aún somos jóvenes.
Y, en cierta forma, lo eran. Sus miradas, sus risas, sus p…

Paella

Hay días un poco excepcionales dentro de la normalidad. En  mi caso, la normalidad es pasar el fin de semana en Roche, tranquilo y relajado, disfrutando en invierno del calor de la chimenea y en verano de las agradables temperaturas.
En la mayoría de los casos, las pandillas de amigos nacidas en la infancia en urbanizaciones como esta acaban deshaciéndose. En la mayoría de los casos, se comienzan a buscar otras cosas, otras diversiones, otras amistades y otros intereses que acaban deshilachando los hilos de unión hasta perderse sin remedio.
Pero no es nuestro caso. Cada fin de semana seguimos viviendo, buscando a unos amigos que también vemos entre semana. Como si la edad, en vez de alejarnos, nos hubiera unido para siempre. Quizá sea así, nuestros hilos son fuertes, mucho, demasiado, y sin importar la distancia ni el tiempo transcurrido, seguimos unidos. Anoche entorno a una parrilla y una chimenea, hoy con una paella. Cualquier excusa es valida para corroborar que esta amistad es muc…

Astarté y Tanit

Astarté (en fenicio Ashtart) es la asimilación fenicia de una diosa mesopotámica que los sumerios conocían como Inanna, los acadios como Ishtar y los israelitas Astarot. 
Representaba el culto a la madre naturaleza, a la vida y a la fertilidad, así como la exaltación del amor y los placeres carnales. Con el tiempo se tornó en diosa de la guerra y recibía cultos sanguinarios de sus devotos. Se la solía representar desnuda o apenas cubierta con velos, de pie sobre un león. El culto primaveral a Astarté, un culto a la fertilidad, llamado "Easter", muy común entre los pueblos vecinos de Israel, pronto llegó a popularizarse también, según parece, entre los israelitas. Se luchó continuamente contra esta forma de idolatría. Salomón perdió su reino por haber transigido con este culto.
Tanit fue la diosa más importante de la mitología cartaginesa, la consorte de Baal y patrona de Cartago. Era equivalente a la diosa fenicia Astarté; también fue una deidad bereber. Fue la diosa de Ibiza…

post-día D

Hoy es el día después. El día en el que la presentación ha quedado atrás y el libro oficialmente está en la calle. Pero también es el día en el que los nervios dan paso a la relajación y las sensaciones se agolpan sin dar respiros.
Ayer disfruté, lo reconozco, en el acto de presentación de Llamadme Cabrón. Y disfruté porque estuve bien acompañado, con la familia y los amigos, pero también con otros muchos que vinieron, simplemente, a conocer algo más de Pedro y sus aventuras. Y esa es la primera sensación. Muchas veces lo he dicho, soy historiador de vocación, bloguero porque me gusta venir a verles cada día en este pequeño rincón. Y por culpa de un caprichoso destino, ahora entro en esa extraña categoría de “escritor” que tan grande me viene. Y quizá ayer fue cuando me di cuenta de eso, de que ahora tengo que cuidar lo que escribo, tengo que mirar no cometer faltas, tengo que intentar que… en el fondo no haré nada de eso. Seguiré siendo como soy y seguiré escribiendo lo que me veng…

Día D

Hoy es el día: les espero esta tarde en el Casino Gaditano, a eso de las 20h de Cádiz, para presentar “Llamadme Cabrón” y charlar un rato sobre el maravilloso mundo de Pedro Cabrón y sus hazañas. Contaremos con la presencia y las palabras de Julio Molina Font (autor de esa biblia del gaditanismo que es “La pequeña historia de Cádiz”) y de la causante de esta aberrante publicación, Ana María Mayi, de EdicionesMayi.

Aviso desde ya: paradme que no me callo ni debajo del agua.

Satisfacción

Mañana es el día. Ese día en el que todos mis sueños y anhelos secretos de la infancia se hacen realidad. Durante años, escudado en los juegos de rol, me dediqué a inventar historias que contaba a mis amigos y, sufridos, jugadores. Otras pocas las escribí y las escondí en una vieja carpeta que aún hoy conservo con sonrojada timidez ante aquellos primeros pinitos literarios. Y no pocos escritos, simplemente, acabaron en la chimenea. Hasta que un día, por aburrimiento, decidí abrir este blog desde el engaño y el ocultamiento de mi verdad. Intenet me daba la posibilidad que siempre quise, escribir y mostrar sin decir que era yo quien estaba tras las teclas.
Ahora, con una edad en la que los sueños infantiles hace ya mucho que se desvanecieron en la realidad, el mío se cumple con esta primera novela. Y mirando atrás me doy cuenta de cuantas satisfacciones me ha dado este pequeño rincón virtual del que ha nacido Cabrón y tantas otras historias. Pero sobre todo Cabrón, porque con él he recog…

25 de noviembre....

Inma Shara

La celebración del 50 Aniversario de Manos Unidas concluye esta noche con el concierto benefico de Inma Shara en Madrid. Por ese motivo ando por la capital del reino, les dejo música, recordándoles que pronto volveré y que me deben una visitia física.

San Pedro de Cádiz

Un exhaustivo estudio de la vida y obra de San Pedro, ha llevado a los estudiosos ha concluir una verdad tan sorprendente como real. El mejor amigo de Jesucristo y primer Papa de la historia no nació en Galilea como apuntaban las fuentes clásicas, sino que vio el mundo por primera vez en la parte más occidental del, aún no constituido como tal, imperio romano. Y los estudios socio-lingüísticos lo confirman. Reproduzcamos la situación.
San Pedro, preguntado si conocía a Cristo y siempre según los Evangelios apócrifos respondería de la siguiente manera:
- Éste conoce a Jesús el de Nazaret ¿lo conoces verdad? - No- responde San Pedro.
Primera negación, por parte del santo.
-Sí, sí… lo conoces, ¿verdad? Te he visto con él. -Ni me has visto ni me verás.
Segunda negación.
-Estoy seguro de que lo vi con él, es Pedro, su amigo del alma. -Nada, hombre, que no se os quita de la cabeza que no lo conozco de nada.
Tercera negación.
El estudio se completa con un profundo examen de la idiosincrasia gaditana q…

Alfonso IX de León y Alfonso VIII de Castilla

Los reinados de Alfonso IX de León y de Alfonso VIII de Castilla van, necesariamente, de la mano. Ambos reinos continuarán independientes y ambos reyes se enfrentaran a diversos conflictos internos y, como no podía ser menos, entre las dos coronas. Alfonso IX había encontrado graves dificultades para acceder al trono, pues su madrastra (la reina Urraca) pretendía que la este recayese en su hijo Sancho, hermano menor del rey y los vecinos reinos de Castilla y Portugal mostraron abiertamente su intención de dividirse el reino leones. Pese a todo, el joven monarca logró asentarse en León, iniciando una política de pacificación y concordia con los vecinos.
Por su parte, Alfonso VIII iniciaba la hegemonía castellana sobre el resto de reinos, que perduraría a lo largo de toda la Edad Media y eso a pesar de los conflictos provocados por su minoría de edad (su padre falleció cuando el aún príncipe contaba con 3 años de edad) entre la aristocracia castellana. En el 1170 ya coronado rey y lucha…

Pérdida de divinidad

Vaya por Dios, he perdido la divinidad. Hace tiempo que había notado que comenzaba a alejarme del Olimpo de los dioses, pero ahora, llegado noviembre, se culminado el proceso. Yo, dios carente de frío, comienzo a sentirlo en mi cuerpo y eso no está bien. Llevo años habituado al calor, y ahora me ocurre esto. ¡Repanochas! No estoy preparado. Para nada. Creo que mañana tendré que ir a buscar un abrigo, porque con la perdida de divinidad mi cuerpo ha descubierto los estados medioambientales. Y debemos estar en plena glaciación porque yo estoy plenamente congelado.

Jane & William

El ruido se extendió por toda la casa. Los gritos ahogaban a las pisadas apresuradas. El salón fue llenandose de criados mientras los tres hombres se separaban en silencio del charco escarlata formado sobre el suelo. Las miradas se cruzaron escrutando el origen de la sangre. William soltó la pistola, aun humeante, y dirigió la mirada a la herida.
-Padre- murmuró- No quería. Yo... padre. -¿Walter?- el reverendo no salía de su asombro-. ¡Llamad a un médico!¡Rápido!
El aristocrata extendió la mano para rozar el rostro anegado en lágrimas de su hijo, que sollozaba sobre el regazo herido de su padre.
-Hijo mío, tranquilo -cada palabra denotaba el esfuerzo de lord Walter- saldré de esta. He estado peor. No es nada que un matasanos no pueda solucionar, y en este condado tenemos uno de los mejores médicos del reino.
North lo miró. Sabía que su viejo amigo estaba mintiendo a su hijo. También sabía que él era el responsable de aquello. Aunque en su interior luchara por convencerse de que la culpa de…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…

Ya disponible

El drama invisible: la muerte en el Estrecho

Este fin de semana una nueva patera ha llegado a nuestras costas. Algo que, desgraciadamente, viene siendo común desde hace un tiempo. Tanto que ya casi no es noticia y que, cuando lo es, pasa desapercibida sobre otras muchas. Y, sin embargo, es la peor noticia de todas. No por el hecho de la llegada de migrantes, como desde algunos sectores se pretende hacer creer, ya que esta tierra siempre ha sido un conglomerado de culturas que ha enriquecido nuestros modos de vida y nuestra sociedad. Sino que es la peor noticia de todas porque tras cada inmigrante que logra cruzar el Estrecho, otros muchos se quedan atrás. Y, aún los que logran llegar, dejan tras de sí su vida y sus familias esperando un paraíso que no es tal.
Un drama humano y familiar que nace de las desigualdades sociales entre el norte y el sur, pero que hunde sus raíces en la explotación de los recursos del sur por parte del norte. África ha sido vista por los gobiernos “occidentales” como campo de experimentación. Desde la c…

Paradinha

Estos días deberían ser de alegría desbordada. Ya tengo entre mis manos mi primera novela y les aseguro que la sensación es indescriptible. Lamentablemente, mi mente anda relajada, empastillada, embotada por culpa de los medicamentos y por haber sido poseído por Moquete, que se dedica las tardes a lijar mi garganta por mero aburrimiento.

Eso ha provocado, como habrán visto, que este blog ande parado. Ni la historia de nuestros reyes, ni esas bonitas vidas de santo, ni ninguna paranoia mental propia ha ocupado esta pequeña pagina. Estoy seguro de que me lo perdonan. La semana que viene volveremos con fuerzas y ganas.

Mientras tanto, sean buenos y alejen los malos virus.

William & Jane

William se quedó parado frente al reverendo North. El padre de Jane empuñaba tembloroso el revólver. La ira encendía sus mejillas, encendiendo el rostro. Fue sir Walter quién tomó la palabra:
-¿Qué vas a ganar matándolo, Jonny?- hacía años que lord Walter no llamaba así a su viejo amigo- Lo único que conseguirías sería crearte más problemas. -Ha mancillado a mi hija, ¿Qué harías tu en mi lugar? -Te prometo que le castigaré, llegado el caso, pero no puedo dejar que lo mates. -Si no me permite acercarme a Jane ya me habrá matado, padre –intervino William acercándose al reverendo- así que será mejor que el reverendo apriete el gatillo ahora. -¡No, William!,- gritó el viejo viendo signos de locura en los ojos de su hijo.
Desde la guerra, el joven William no era el mismo, aplacado por el dolor, los brotes violentos parecían haber desaparecido del joven. El impetuoso William de otros tiempos se había aplacado soñando con la muerte. Pero la visión de Jane había recuperado su altanería, su creenc…

Camino de

-Corre, que no llegamos- la mujer miraba para atrás, buscado a su hija que la seguía de cerca con cara de asco. -¡Paso!- respondió la hija con un moño rubio cogido en lo alto de la cabeza, pantalones ajustados de leopardo y un pequeño top rosa. -¡Vamos, niña, que ya vamos tarde! –dijo la madre, de un negro tan ajustado que dejaba intuir una próxima eclosión de carnes al ser retirada la ropa- me adelanto y te compró el desayuno ¿Qué quieres? -¡Que pesa eres, caraho!, no tengo ganas de desayunar. -Te compro un donuts…. Cariño, ten cuidado que viene un coche, súbete a la acera. Y acelera que no llegamos.
La madre, a estas alturas, ya había girado la esquina hacia la plaza de la Cruz Verde, y yo seguía a mi paso relajado, con la hija, más relajada aún, llegando a la esquina.
-¿Pero quieres correr?- gritó la madre asomando la cabeza por la esquina. -¡Bah!, corre lo que quieras “shosho” –dijo la hija- la que tengo que llegar a clase soy yo, y paso. -¡Acelera! que van a cerrar la puerta del colegi…

Llamadme Cabrón

Santa Liberata Barbuda

Nonellizas. Que se dice pronto. Nueve hijas gemelas tuvo Calsia, esposa del Lucio Castelio Severo, gobernado de la Gallaeica, allá por el 119 d.C. “Una camada”, debió pensar, antes de ordenar a su fiel sirvienta Sila que bañase eternamente a las niñas en el Miñor. Pero Sila, cristiana vieja, no se dejó convencer por los miedos de su ama, pues Calsia no temía ser considerada un monstruo por tal cantidad de hijos, sino que su marido, que guerreaba en la Lusitania, la repudiase al saberlo. Y la vieja, cristiana de fe, repartió a las niñas entre sus amigos cristianos. Pero la vida, que da vueltas hasta convertir lo extraordinario en fantástico, hizo que, en mitad de las persecuciones contra los cristianos, Lucio Castelio se viese obligado a detener a  las chicas, descubriendo la verdad sobre sus nueve hijas: habían sido bautizadas y criadas como cristianas en casa de cristianos pobres. Pensando que podría recuperarlas, les prometió vivir cargadas de riqueza si abandonaban la fe en Cristo.…

Próximamente en tiendas

Los asiduos a este blog ya saben que llevo tiempo embarcado en una aventura hermosa y complicada: una novela histórica sobre el genial Pedro Cabrón. Hace más de cuatro años que topé con él en mis investigaciones doctorales y, desde entonces, ha venido acompañando. Ahora, de la mano de Ediciones Mayi, Pedro traspasa a la historia novelada, o a la ficción histórica si lo desean, en mi primera novela.
Han sido meses de pulir aquí y allí, de contactos continuos con una editora que no puedo llamar maldita, porque a su lado he ido aprendiendo a marchas forzadas este oficio de escritor que se supone que ahora ejerzo. Pero, por fin, el resultado está disponible y Llamadme Cabrón estará muy pronto en las librerías. 
Por ahora, les cito el 25 de noviembre de 2010, en el Casino Gaditano (plaza de San Antonio) donde presentaremos nuestra criatura rodeado de amigos.

Llamadme Cabrón

Jane & William

El reverendo North maldecía sobre su montura mientras los pastos iban quedando atrás. En lo más profundo de su corazón siempre había temido que aquello ocurriese. Desde que eran niños, William había ejercido una rara influencia en Jane pero cuando el joven lord se enamoró perdidamente de Amelia respiró tranquilo. La muerte de la chica había supuesto un mazazo para toda la comunidad pero sobre todo en él. Temía que el antiguo hechizo que parecía unir a su hija con el vástago de lord Walter, y sus presagios se habían cumplido.

Pero, pese a todo, jamás pudo pensar que William llegará a propasarse con Jane. Menos después de su vuelta de África. Pero parecía que los días en los que el joven soñaba con lazarse por los acantilados habían quedado atrás. Ahora prefería pecar en brazos de su hija. Y no pensaba permitirlo. No iba a dejar que nadie, por muy noble que fuera, mancillase a su Jane.

Cabalgó hasta la hacienda y entró en la vivienda sin esperar invitación. Conocía de sobra la gran cas…

Hoy puede ser un gran día (Serrat)

Hay días en los que uno sabe que puede las cosas van a salir bien. Ahora mismo creo que estoy en un gran momento en mi vida, pero que mañana también puede serlo solo tengo que abrir mi ventana y sentarme al festín, trabajar por cambiar lo malo y seguir con los ojos bien abiertos para alcazar mis sueños.




Hoy puede ser un gran día.
plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.
Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.
Y antes de que pase y se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.
 Hoy puede ser un gran día,
duro con él.

Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.
Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.
Y si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.
Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,