Un año...

Hace un año estaba camino de la India. Un viaje de formación con Manos Unidas que me ha cambiado para siempre. Rodeado de aquellos a los que se supone ayudamos a mejorar sus niveles de vida, descubrí una verdad inamovible: es mi vida la que necesita cambiarse. Nunca jamás un nombre estuvo tan bien puesto. El viaje a la India supuso un curso intensivo para mi formación personal. Para cambiar mis perspectivas de vida. Para saber que importa y que no. Para saber valorar las pequeñas cosas, los pequeños gestos.

Hace ya un año ¡como pasa el tiempo! y parece que fue ayer. Un año en el que no he dejado ni un solo día de pensar en ellos, en sus sonrisas y sus miradas. Un año en el que, cada día, me he prometido que volveré. ¿Cuándo? eso no lo sabe nadie, pero algún día, seguro, volveré a la India.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera