¡Invasores!

Tanto hablar de Estados Unidos y, al final, la ruta que seguirán los invasores está en España. Manda ovnis la cosa. Les prometo que yo no lo sabía. ¡Una ruta tan antigua!, pero sí. Lo dijo una señora mayor, y ellas saben mucho, tienen mucha experiencia y, en un Aula como la Menesteo, le presupongo cultura. Así que sí, las naves extraterrestres que vengan a invadirnos seguro, seguro, seguro, que entran por la vía de los Invasores. ¿Qué otros invasores pueden ser? Porque los que ella dice no puede ser, ¿o sí? Aunque estaba bien convencida. Gritando casi, en mitad de la sala al final de la conferencia de Carlos Martínez Shaw, que cada vez que pasa por Extremadura quiere cambiar el nombre de la Vía de la Plata por la Vía de los Invasores porque por allí se introdujo la plata del Potosí, ¿cómo? Po sí, tal como lo escribo. Ella, con su cultura a la cabeza, diciendo convencida que la vía de la plata recibe su nombre de la plata traída por los españoles como botín de conquista. Que sí, que se trajo. Y sí, fue conquista. Pero no, la Vía de la Plata no tiene nada que ver con la plata, pero con ninguna. Tampoco los romanos, creadores de la vía que unía Emerita Augusta con el norte de la Lusitana transportaban plata por allí.

Es más, ¡que curiosa es la Historia! La vía de la Plata recibe su nombre de una traducción fonética de su nombre árabe: al-Balat. Simplemente era llamada “El camino”. Y de la derivación de ese al-balat, en época cristiana paso a llamarse Albalate y lentamente, y por parecido fonético (no lo intente, una cosa es la escritura y otra la lectura) acabó como plata.

Así que me temo que, pese a todo, no entraran por aquí los invasores, como tampoco entró la plata.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera