Con una pequeña ayuda de mis amigos

Ahora que Llamadme Cabrón está a las puertas de su presentación, que el trabajo está terminado y que ya nada me queda por hacer, no puedo más que acordarme de todo el tiempo transcurrido desde que allá por diciembre de 2008 comenzase a publicarlo en este mismo blog. Desde entonces las cosas han cambiado mucho, y de aquel relato por entregas que llamó la atención de Ana Mayi (Ediciones Mayi)queda poco. Ahora Cabrón vuelve, pronto podrán verlo, y lo hace en un formato diferente y alejado del mundo virtual.

Aún recuerdo con asombro la llamada de Ana, mostrándose interesada en dos de las historias que por aquel entonces se podían leer en Catandur: las de Pedro Cabrón y mi otro niño mimado: Jorge (Cuentos de amor de un profesor de historia). Jamás pensé que nadie pudiera estar interesado en mis escritos, y muy pronto verá la luz mi primera novela. Pero esto hubiera sido imposible sin esos locos que me convencían de que les gustaba lo que escribía, que acrecentaban mi ego hasta hacerme creer un dios en la tierra, sino fuera por esos amigos que estaban ahí para decirme "desafinas", así que hoy les doy las gracias con este magnifico directo de Joe Cocker y junto a él gritaré que lo conseguiré con una pequeña ayuda de mis amigos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera