Caldos del recuerdo

Hace muchos años comencé, junto a mi abuela, una rutina que me sigue acompañando: tomar un caldo en Roche era como iniciar la temporada de invierno. Y anoche volví a tomarlo. Y quizá por esa asociación de ideas que va de la sopa a la abuela, me acordé de ella. Hace mucho tiempo que nos dejó, pero en el fondo siempre ha estado aquí. Siempre que he tenido un problema, que tenía ganas de hablar con alguien y no sabía con quién, lo he hablado con ella. A veces, simplemente, mirando el pequeño cuadro de la Virgen del Carmen que siempre transportaba de un lugar a otro, y que ahora cuelga de la pared de mi habitación, extendiendo su protección a mí.

Sé que para aquellos que no creen es difícil entender las conversaciones que puedo mantener con mi abuela. Es complicado comprender porque sé a ciencia cierta que me oye y me responde –y sé que lo hace porque protege mis pasos- precisamente porque esa ciencia cierta nace de creer en lo no probado científicamente. Pero no me importa. Hay amores que sobrepasan toda barrera y creo que el más fuerte de todos ellos es que el une a una abuela con su nieto, quizá junto al que los une a sus padres.

Y hoy, no sé porqué, me he acordado de ella, sentada en su sillón verde, riéndose con Mr. Bean o con los Morancos. Escuchando a todos, haciendo como que no oía cuando algo no le gustaba. Alegrándose de nuestros triunfos, escapándose para conocer a su primer bisnieto… Y al tomarme ese caldo al inicio de este invierno que tantas cosas buenas parece traerme, me he acordado de ella, del tiempo que hace que no veo su sonrisa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera