Ir al contenido principal

Ramiro III y Bermudo II

Después del asesinato de su padre, Sancho I el Craso, y la minoría de edad de Ramiro, el reino quedó sometido a la infanta Elvira Ramírez –su tía- y su madre la reina Teresa Ansúrez, que después de enviudar, profesó en el Monasterio de San Pelayo de Oviedo donde llegó a ser abadesa dejando el gobierno efectivo en Elvira. El reinado de Ramiro III (966-984) no tiene grandes hazañas para reseñar. Ratificó la paz con Al-Hakam II y derrotó a los piratas vikingos. Poco más. Menos aún con la llegada al trono califal de Hisham II y el fin de la paz, con las tropas musulmanas comandadas por Almanzor campando a sus anchas por el reino.

Quizá, el hecho más importante de su reinado llegó con la mayoría de edad. Ramiro III trató de instaurar una monarquía absolutista –los monarcas peninsulares siempre estuvieron controlados por las cortes- que favoreció el creciente sentimiento separatista del Condado de Castilla y de Galicia del Reino de León. En el 982, y tras el aumento del descontento aristocrático nacido de la derrota leonesa en San Esteban de Gormaz (976), los nobles se sublevaran contra el rey, proclamando nuevo monarca a Bermudo II, hijo de Ordoño III de León, que asumió el poder de los reinos de Galicia y Portugal hasta la muerte de Ramiro en el 984.

Bermudo II, el Gotoso, fue coronado en Santiago de Compostela, iniciándose una guerra civil que no terminó de decantarse hasta dos años después. En el 985 Ramiro III era expulsado de León y poco después fallecía, dejando un reino muy dañado a su sucesor. Bermudo II solicitó el protectorado de Córdoba, reconociendo la supremacía musulmana. Pero en el 986 decide atacar y recuperar Zamora. Almanzor tomó entonces la iniciativa, derrotando una y otra vez al leones, que también debía enfrentarse a graves problemas internos, hasta que en el 997 toma Santiago de Compostela. Dos años después, ya sin posibilidad de cabalgar y con su enfermedad en el estadio más alto, falleció, dejando el reino en manos de su hijo Alfonso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.