Ir al contenido principal

Fernando I el Grande

Con Fernando I de León, el Magno o el Grande, ( 1010-1065), comenzamos una nueva época en reino leones. Había sido conde de Castilla desde 1028 y el 22 de junio de 1038, a la muerte de Bermudo III, es ungido rey de León. Hijo de Sancho Garcés III, «el Mayor», rey de Navarra, su madre era hermana del conde García Sánchez de Castilla, del que en 1028. Casado con doña Sancha, hermana Bermudo III, se levantó en armas buscando la independencia del condado, sin conseguirlo, pero ganando un premio mayor a la muerte de Bermudo en la batalla de Tamarón: la corona leonesa.

Como no podía ser menos tras haber llegado al trono usurpándolo a su legítimo dueño que, además, murió en batalla contra él, pasó sus primeros de reinado resolviendo conflictos internos y reorganizando el reino de León. En 1054, las disputas fronterizas con su hermano García III de Navarra se tornaron en guerra abierta pero, en la batalla de Atapuerca, lograba la derrota definitiva con la muerte –nuevamente en batalla- del monarca navarro.

Una vez pacificado el reino, y establecido como cabeza de los reinos cristianos, comenzó una enérgica actividad de Reconquista, tomando las plazas de Lamego (1057), Viseo (1058) y Coímbra (1064), además de someter a varios de los reinos de taifas al pago de parias. Pero, al morir, León volvió a dividirse: a su hijo primogénito, Sancho, le correspondió el Condado de Castilla, elevado a categoría de reino, y las parias sobre el reino taifa de Zaragoza; a Alfonso, el favorito, le correspondió el Reino de León y el título imperial, así como los derechos sobre el reino taifa de Toledo; García recibió el Reino de Galicia, creado a tal efecto, y los derechos sobre los reinos taifas de Sevilla y Badajoz; a Urraca y a Elvira les correspondieron las ciudades de Zamora y Toro, respectivamente, también con título real y unas rentas adecuadas.

En la actualidad este rey se encuentra entredicho. Sin duda es uno de los personajes más importantes de nuestra historia, pues de él surge el reino castellano. Pero algunos historiadores niegan que Fernando fuese ungido rey de León. No importa, lejos de debates historiográficos, lo único cierto es que fue el monarca amplió las fronteras del futuro reino castellano-leonés (no ha duda de que su hijo Sancho fue rey de Castilla y, posteriormente, Alfonso lo fue de Castilla-León), sometió a los reinos taifas y sentó las bases del poder del futuro reino de Castilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.