Ir al contenido principal

Alfonso VI, el Bravo

Alfonso VI, el Bravo, subió al trono de León en el 1064, dejando el trono castellano en manos de su hermano de Sancho II el Fuerte Castilla, y Galicia en las de García. Segundo hijo de Fernando I, no debía haber heredado la corona leonesa, pero en la Curia Regia de 1063 su padre repartió la herencia concediéndole el trono y las parias sobre Zaragoza. Desde ese momento, el nuevo rey tuvo que enfrentarse con su hermano Sancho que se consideraba el único heredero legítimo de todos los reinos de su padre. Los conflictos se inician a la muerte de la reina, y durante siete años (1067-1074) habrá guerra entre los tres hermanos.

El 19 de julio de 1068 se produce uno de esos extraños sucesos medievales. Alfonso y Sancho se enfrentan en en un juicio de Dios en el que ambos hermanos pactan que el que resultase victorioso obtendría el reino del derrotado. Pese a la victoria de Sancho, Alfonso incumplirá su promesa pero eso no le impide acudir a la boda de Sancho. Pero había motivos: el reparto del reino de Galicia. Sancho entrara con sus tropas en Galicia y, tras derrotar a su hermano García (1071), lo envía exiliado a Sevilla, manteniéndose un corto periodo de paz entre los dos hermanos victoriosos. Pero un año después, la batalla de Golpejera supone el reinicio de las hostilidades. Las tropas de Alfonso salen victoriosas, pero éste decide no perseguir a su hermano. Y aquí la historia entronca con la leyenda, pues durante la huida, Rodrigo Díaz de Vivar convence a Sancho de que se reagrupen y, por la noche, caigan sobre su hermano. Alfonso fue hecho prisionero y encarcelado en Burgos, de de dónde logró escapar refugiándose en Toledo. Desde allí logra el apoyo de su hermana Urraca y de la nobleza leonesa para enfrentarse a Sancho, haciéndose fuertes en la ciudad de Zamora. Durante el cerco, un noble zamorano se presenta ante el rey como desertor y con la excusa de mostrarle los puntos débiles de las murallas, lo separa de su guardia y consigue acabar con su vida de una lanzada.

El asesinato de su hermano Sancho, que no dejó descendencia, permitió a Alfonso recuperar su trono y reclamar para sí Castilla y Galicia. Es en este momento cuando el Poema del Mio Cid sitúa la Jura de Santa Gadea que ha entrado a formar parte de la leyenda castellana, pero como leyenda, es una historia falsa.

Una vez consolidado en el trono leonés, Alfonso VI se dedica a engrandecer sus territorios. Su primer movimiento lo realiza en 1076, a la muerte Sancho Garcés IV, la nobleza navarra decide que el trono no pase a su hijo menor de edad, sino a uno de los nietos de Sancho III: Alfonso VI o Sancho Ramírez de Aragón que invaden el reino navarro. Tras llegar a un acuerdo, Sancho Ramírez es reconocido como rey de Navarra y Alfonso se anexiona los territorios de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y La Bureba, adoptando en 1077 el título de Emperador.

Pero su gran expansión territorial la hará a costa de los reinos taifas musulmanes, mediante el sistema de parias y la presión militar logrará el vasallaje de gran parte del territorio peninsular. En el 1084 realizará una importante conquista: Toledo. Alfonso logra así el control sobre todo el territorio territorio situado entre el Sistema Central y el río Tajo, desde donde pudo emprender un mayor hostigamiento contra las taifas de Córdoba, Sevilla, Badajoz y Granada. En el 1086, y ante la presión sufrida, los reyes taifas deciden pedir apoyo a los almorávides que cruzan el estrecho de Gibraltar y desembarcan en Algeciras.

En Sevilla, el ejército almorávide se une a las tropas de los reinos taifas y se dirigen a tierras extremeñas enfrentándose en la batalla de Zalaca que se salda con la derrota de las tropas cristianas que regresan a Toledo para defenderse. El rey solicita a los cristianos una cruzada... pero eso lo dejamos para otro día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubri…