Ir al contenido principal

Alfonso VI, el Bravo (II)

Habíamos dejado a Alfonso VI, titulado ya Emperador de las Españas, organizando una cruzada contra los andalusies. Aunque la cruzada no llegó buen puerto, fueron muchos los cruzados que atravesaron los Pirineos, entre ellos Raimundo y Enrique de Borgoña. Su llegada, aparentemente intrascendente, conllevó un gran cambio en la Historia de Castilla: la aparición de la dinastía borgoñona al contraer matrimonio con las hijas del monarca. 

Pero sigamos con su apasionante reinado. En 1090 los almorávides realizan un tercer desembarco, destituyen al rey de Granada, vencen a al-Mamun, gobernador de Córdoba, y entran en Sevilla. Para luego marcharse y volver en 1097. La noticia la recibe Alfonso VI cuando se dirigía a Zaragoza, los almorávide fijan su objetivo en Toledo. El 15 de agosto, se produce la batalla de Consuegra con la derrota de Alfonso VI. En el 1102 cae Valencia, conquistada en 1094 por Rodrigo Díaz de Vivar y gobernada ahora por doña Jimena. 

En 1108 las tropas del almorávide marchan hacía Uclés sin que Alfonso pueda ponerse al frente del ejercito, lo que le evitó contemplar la dura derrota sufrida y, peor aún, la muerte del heredero, el infante Sancho Alfónsez. En menos de un año, 1 de julio de 1109, fallecía Alfonso dejando el trono en manos de su hija Urraca I.

Su reinado se caracterizo, además de por el ímpetu matrimonial -tres matrimonios consumados, uno frustrado por la muerte de la joven esposa, y una concubina con derechos de esposa: Zaida-, por el claro europeísmo del monarca que, fortaleciendo la seguridad del Camino de Santiago, y potenciando las peregrinaciones permitió la entrada de nuevas ideas traídas de los reinos cristianos del norte. Hizo hincapié en las reformas religiosas y aumentó el poder del ya reino castellano hasta que las fuerzas comenzaron a fallarle y los almorávides entraron en escena.

Por último, su reinado y su figura siempre estarán marcados por la visión que el poema de El mío Cid dio de él. Aún así, fue un gran rey.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.