Ir al contenido principal

Veronika decide morir

Reconozco que llegué hasta Veronika decides to die, por la recomendación de una amiga. Pero desde el primer fotograma, con Sarah Michelle Gellar sentada en el metro y explicando que sería su vida, me enganché. Y desde ese momento hasta el final, ni un segundo de respiro, acompañando a Veronika en su búsqueda de la felicidad. Una búsqueda que para ella se reduce a la muerte, hasta que la muerte se interpone en su camino. Y, más importante aún, el amor llama a su puerta en el lugar más insospechado: el psiquiátrico dirigido por el Dr. Blake (David Thewlis), donde entrará en contacto con Edward (Jonathan Tucker), uno de los enfermos incapaz de hablar desde el terrible accidente en el que falleció su novia.

Y es aquí, en el psiquiátrico, donde las historias se entrecruzan. Historias de enfermos que rodean la tristeza de Veronika hasta convencerla de que desea vivir. Las decisiones tomadas por Blake, deseoso de lograr una cura para Edward sin tener en cuenta las consecuencias para el resto. El deseo de Mari (Melissa Leo) de ser feliz dentro del psiquiátrico. Y son, precisamente, las vidas de Mari y Veronika las más parecidas, las más similares. Las que han llevado a las dos mujeres al borde de la locura. Una vida encaminada al éxito profesional, dejando de lado el amor, la compasión, el tiempo libre. Sólo encaminadas a la obtención de dinero. Dos profesionales muy valiosas que echan en falta algo diferente.

Tal vez "Veronika decides to die" sea eso, una pequeña fabula que busca explicar el mundo en el que vivimos, como el rey que bebe en el pozo de la locura, todos nos adentramos en un mundo donde los valores establecidos no siempre son los mejores, pero a los que todos nos plegamos. A la búsqueda de dinero (un trabajo estable bien remunerado, dicen los padres de Veronika), a una familia sin escándalos, a la fama, a la moda,… pero dejamos de lado las cosas realmente importantes: sentarse en un banco a hablar con la persona que quieres, luchar por tus sueños sin importar el qué dirán o cómo son, escuchar a tu propio corazón… y, al final, olvidamos vivir, perdemos las ganas de seguir en este mundo y nos olvidamos de que, como dice el Dr. Blake, cada día es un milagro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.