Ir al contenido principal

Un año después

Jarque se había recuperado de las heridas y había vuelto a su casa y al trabajo, ahora adscrito a la Interpol y bajo supervisión de Echevarri, quién pese a lo ocurrido en la casa había mantenido su puesto. Los datos balísticos confirmaron que la anciana había fallecido por los disparos del joven Vargas y que el viejo forense había actuado, en todo momento, dentro de la legalidad. Y así quedo reflejado oficialmente en los informes internos del Cuerpo Nacional de Policía.

El viejo Vargas acudió a España en busca del cadáver de su hijo. Ordenó la incineración del cuerpo de su hijo, y solicitó estar presente para comprobar que así era. Luego enterró las cenizas en un nicho sin lápida del cementerio de Puerto Real y se entregó a la policía, tal y como había prometido. Los informes recabados por Echevarri y los datos aportados por el salvadoreño fueron suficientes para iniciar los trámites de juicio en EEUU, dónde fue extraditado tres días después del entierro de su hijo. Marcho feliz, y agradeciendo al vasco la detención de su hijo y la resolución de la desaparición de su hija.

Echevarri y Jarque comenzaron el estudio de las fotografías halladas en la casa de la plaza San Francisco. La investigación concluyó con la confirmación de treinta y siete asesinatos, llevados a cabo en el plazo de cinco años. Todas prostitutas, con la salvedad de su propia hermana. Ninguna de las chicas había sido reclamada y todas, sin excepción, habían sido torturadas. Errante había fotografiado cada uno de sus actos de crueldad hasta el más mínimo detalle y ahora, sabiendo injuzgable el caso, Echevarri y Jarque se habían propuesto acabar con su maléfica obra de arte. Pero en este mundo nada es lo que parece y ahora, un año después, el hallazgo sin vida de una joven prostituta en Brujas con signos de haber sido torturada reclamaba su atención.

-El mal nunca descansa, Jarque, al final, el demonio encuentra la forma de retornar al mundo. Y somos gente como tú y yo quienes debemos hacerle frente. Sabiendo, además, que nuestra historia nunca tendrá un final feliz: siempre acabamos perdiendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.