Ir al contenido principal

Mamonuth

Mamonuth había caído en medio del lago y el Nutria no podía parar de reír. Las carcajadas resonaban por toda la cueva y los dos hombres estaban sentados en la roca, con el bardo maldiciendo y escurriendo las plumas que adornaban su sombrero.

-Mierda, otra vez igual. Tendré que tirar las plumas y me costará mucho reponerlas.
-Son plumas, Mamonuth, cógelas de cualquier ave que se te ponga a tiro.
-No son plumas de un ave cualquiera, querido. Estas plumas son de un pájaro magnifico. Mágico. Aparece una sola vez cada cien años, pero en esta centuria apareció dos veces, y solo yo le he escuchado cantar. Ocurrió una noche de verano, de luna llena y tenue nubosidad. Yo estaba entonando una tonadilla para una hermosa dama a la que cortejaba aquellos días. A espaldas de su padre, por supuesto. Era lozana la joven, aún virginal, y se ruborizaba con mis palabras. ¡No te creas, Nutria, jamás le dije nada que vos no le hayáis dicho a una dama! Y allí estábamos los dos, bajo el balcón de su casa, hablando de amor eterno y esas cosas que tanto les gusta a las jóvenes damas. Y, entonces, en el balcón, cantó el pájaro. Y supimos que nuestro amor sería eterno y que sólo la muerte podría separarnos.
-¿Dónde está ella?- preguntó el Nutria
-Muerta, pero esa no es la cuestión- dijo Mamonuth sin pena alguna-. Lo importante es que el pájaro cantó para nosotros y, antes de desaparecer en la noche, dejó caer está pluma. Desde entonces mis canciones siempre han sonado bien.
-Si tú lo dices-masculló el Nutria-. Nunca te he escuchado cantar… mal, quiero decir. Además, todos los viejos estos dicen recordar alguna canción tuya en esos momentos comunes que dicen haber compartido.

Mamonuth rió orgulloso, sabía que era cierto. Desde que llegase a la Marabunta después de encontrarse con Borough en una cárcel caribeña, sus letras habían acompañado al grupo. En las noches de fiesta era él quién amenizaba las veladas. En las largas travesías eran sus canciones las coreadas por todos. En la victoria y en la derrota, rasgaba las cuerdas de su laúd. Era él la banda sonora de la nave pirata y todos los sabían. El Nutria había llegado al barco mucho después, no se sabe como se había encaramado a las jarcias del navío y había entrado en el corazón de la temida tripulación, pero este era su primer gran viaje.

-Continuemos, pero con tranquilidad, no quiero que te partas la crisma en una piedra- dijo el atlético vigía de pronto-. Ya me contarás tu historia completa en otro momento.

Y los dos hombres, como si fuesen hermanos, se adentraron en la cueva en busca del origen del sonido.

Comentarios

Tio Matt ha dicho que…
Casi lloro...

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.