Ir al contenido principal

La búsqueda XIX

Echevarri terminó de subir las escaleras corriendo. Los agentes de policía subían tras él, pero el viejo forense no se detuvo cuando escuchó el alto. Entró en la única puerta abierta y apuntó con su arma al joven que se encontraba en el centro de la sala. Le esperaba con los brazos abiertos, bajo una lámpara de cristal. Las paredes estaban repletas de fotografías, el suelo mostraba extraños dibujos.

-Errante- susurró Echevarri- te tengo…
-¿Estás seguro?- preguntó el hombre -¿No será al revés?.

Los agentes entraron en la sala, apuntaron al forense, le pidieron que tirase el arma, pero Echevarri siguió apuntando al hombre.

-Deja el arma, Echeva, no vas a conseguir nada matando a este hombre. Hemos seguido tu rastro desde que dejaste a Jarque en el hospital y sabemos la verdad.
-¿Jarque?¿Cómo está?
-Saldrá de ésta viejo, pero no debes hacer ninguna tontería. No eres un asesino como ese –dijo un viejo policía señalando con la cabeza a Errante- Mira a tu alrededor. No eres tonto. Está todo lo necesario para empapelar a este hijo de puta. Pero tienes que bajar tu arma.

Echevarri miró a su alrededor, pasó la mirada por cada una de las fotografías y compró hastiado que mostraban imágenes de jóvenes asesinadas, de niños descuartizados, de cruentos asesinatos y brutales torturas. Los agentes repararon en ellos en el mismo instante en que Errante daba un paso al frente. Todos los policías dirigieron sus armas a él, pero él no se detuvo.

-Seguramente creéis que podéis detenerme con vuestras armas. Pero vuestras pistolas son de este mundo y yo no lo soy. He dejado de ser un simple mortal para convertirme en un dios. Soy yo quién decide quién vive y quién muere. Soy yo la reencarnación de Mot, del señor de la muerte, de la noche, de la vida. La muerte es vida. Por cada muerte, un ser viene a la vida. Yo soy el dador. ¿Deseáis matarme? ¡Hacedlo! No podréis. Ya he muerto. Y he vuelto a la vida.

Sacó su arma y apuntó a uno de los agentes. La risa macabra del joven pareció transformarlo en un ser diferente, demoniaco. Disparó. Y el disparo se confundió con el resto. Todos los hombres de la sala disparaban sus armas. El ruido ensordecedor enmudeció los alaridos de miedo y dolor. Al final se hizo el silencio. Como si un telón se elevase ante el público estupefacto, todos los ojos se posaron en el hombre que estaba en el centro de la sala. Caído en el suelo, rodeado de un charco de sangre.

-Pues parece que hemos podido matarte, hijoputa- dijo el viejo agente antes de volverse hacia Echevarri.

Un disparo, una risa fantasmagórica, y el hombre cayó muerto en brazos de Echevarri.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.