Ir al contenido principal

Ardiente partido de fútbol

Vaya por dios, he recibido negativas críticas al blog. Un grupo de insurgentes se ha puesto en contacto conmigo y, cual turba reprimida, amenaza con destrozar mis huesos si continúo en la tónica veraniega de las últimas semanas. ¡Malnacido! ¿qué mal hay en que me muestre más serio de lo que fui? Lo sé, lo sé, el calor ha secado mi locura, pero tranquilos, ya queda menos para el invierno. El verano siempre me pone melancólico. Lo bien que me lo pasé siendo un crío, niños que corríamos desnudos por las calles empedradas siguiendo cabras montesas que galopaban sobre los tejados de viejos castillos…. O no.

Lo cierto es que el verano me recuerda tiempos pasados. Y lo pasábamos bien, pero no también como en invierno. Porque en invierno Roche era nuestro. Nuestro feudo, nuestro castillo. El lugar en el que cualquier cosa era posible. Como aquel día que, aburridos de jugar monótonos partidos de fútbol decidimos darle un toque de emoción. Estábamos en casa de David, ¡como siempre! Y entonces surgió la gran idea que, por una vez, no fue mía.

-¡Oye! –creo que fue Nacho- Estaba pensando que podemos usar la gasolina del Zippo de José para pretenderle fuego a la pelota de tenis.
-¿Y que ganamos con eso?- dijo alguien con la pelota de tenis, recién caída de casa del vecino, en la mano.
-¿Joder al vecino?
-Vale.

Y lo hicimos, prendimos fuego a la pelota de tenis y comenzamos a jugar al fútbol pero ¿han probado a jugar al fútbol con una pelota de tenis ardiendo en mitad del jardín? No lo hagan, es incomodo. Se apaga con la arena. Mucho mejor en la calle. Eso sí lo aprendimos rápido. Y allí que nos fuimos. Dos equipos, una calle, una cuesta abajo, un coche al final de la cuesta… el resto no hace falta ni que lo cuente. Alguien disparó a puerta, la pelota comenzó a rodar entre nuestros pies buscando la portería. ¡Gol!

-¡Que alguien la pare!
-¡El coche de mi padre, el cocheeee! –gritaba Alejandro mientras todos corríamos en dirección al coche. O casi todos.

David, Nacho y el propio Alejandro se pusieron a la cabeza. Antonio, José, Pablo y yo, nos parapetamos tras los setos de la casa de Carlos, observando entre las ramas como David se lanzaba en plancha bajo el R19 blanco recién comprado del padre de Alex. Todo él, de forma insospechada, y físicamente imposible, entró bajo el vehículo retirando la pelota mientras, tras nuestro parapeto y enganchados como estabamos al Equipo A, nosotros apostábamos por la altura que cogería el coche al explotar

-Así no podemos jugar –dijo Alex triste –El coche en nuevo. La podíamos haber liado buena. Mejor nos vamos.

Y nos fuimos, al descampado que había tras la casa de Carlos y ¿saben?, en un jardín cuidado la pelota se apaga, pero en un descampado lleno de matojos las llamas pueden coger gran altura hasta que logras apagarlas.

No volvimos a jugar con fuego, bueno sí, pero esa historia la dejamos para otro día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.