Ir al contenido principal

Símbolos del pasado glorioso


 


Que nadie se eché las manos a la cabeza. No me he vuelto loco de pronto, ni me ha dado por hacer apología de dictaduras pasadas cuyas heridas aún no están cerradas. Simplemente he querido traer aquí un simbolo mucho más antiguo. Presente en un pasado glorioso e importante para España y que, por culpa de 40 años de dictadura y 10 de catetismo político está siendo borrado de un plumazo de esta España nuestra que no es capaz de descubrir su grandeza. Este escudo, con su yugo y sus flechas, con su águila de San Juan, fue el escudo de armas de Isabel I de Castilla, y de Fernando II de Aragón, que recibiría el título de Rey Católico de manos del papa Alejando VI (título que aún conserva nuestra monarquía y que por extensión también recibió Isabel). Reyes que, con su unión, crearon los pilares básicos para la creación del futuro estado español. Las Españas reunidas bajo su corona fueron la base de nuestras autonomias actuales, de la diferencias culturales y políticas, de la riqueza de un país que supo aunar diferencias para crear un estado singular.

Mientras nuestros vecinos assentaban sus conquistas, la Península seguía en guerra encubierta (desde 1282 hasta 1482 prácticamente se mantiene inalterable la frontera castellano-granadina), continúa formando sus instituciones, asentando la legitimidad de sus monarcas.


Será la fuerza y el empeño de Isabel y Fernando los que consigan unificar bajo una sola dinastía este conglomerado de reinos. Son ellos los padres del moderno estado español. Y ese este y no otro el simbolo que los representa. 500 años de historia que han quedado ocultos por 40 años de dura dictadura. Y que hoy, al calor de una Memoría Histórica desmemoriada, ve como se borran de un plumazo de iglesias, edicifios y sepulturas. Por culpa de una Memória Histórica en manos de incultos incapaces de reconocer la verdadera Historia de España que caen en el error de confundir el Aguila de San Juan de los Reyes Católicos con el Aguila de San Juan usado por Franco, esos mismo que retiran el nombre de un colegio de Bailen porque 19 de Julio suena a franquismo y no a Guerra de Independencia. 

Así que, como les digo, no me vuelvo loco, simplemente reclamo un signo que no debe ser olvidado ni borrado de nuestra historia: el escudo de los Reyes Católicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.