Ir al contenido principal

La Búsqueda XXVIII

Los disparos resonaron en el rellano. Echevarri continuó subiendo la escalera, impasible a la situación. Parecía un demonio con el rostro bañado en sangre. Volvió a disparar y el cuerpo rodó hasta sus pies, escalón a escalón. Se apartó, dejando pasar el cadáver de la anciana. Él la había matado y en su huída mortuoria estuvo a punto de arrastrarlo con ella. “Quizás sea lo mejor”, pensó, “la muerte me ronda desde hace demasiado. Y ahora soy yo quién la provoca”. Volvió a disparar.

Un paso, un escalón, un disparo. El silencio.

El rellano está tintado de rojo sangre. Echevarri apunta con su arma antes de doblar el recodo. El rostro asustado de un niño detiene el dedo asesino en el gatillo, en el preciso instante que rompe el llanto inconsolado.

-Corre- grita Echeva- sal de aquí… ¡YA!

El niño corre escaleras abajo y el viejo policía continúa su lento avance. Observa las puertas cerradas, buscando el origen de los disparos recibidos. Nada. La casa se ha sumido en el silencio. Se acerca a cada una de las puertas. Desde el interior de ellas se escuchan lamentos y gritos de pánico.

-¡Policía!- grita Echevarri, como si la sola palabra pudiera terminar con el mal -¡No salgan de sus casas! ¡Que nadie salga de su vivienda!

El silbante proyectil pasó sobre su cabeza al llegar a la última puerta. Se giró, disparando sobre la nada. Corrió por el pasillo, hacia la escalera, pues ninguna puerta se había abierto. Se lanzó al suelo, apostando por el piso superior. Disparó. La bala chocó contra hueso. Gritó rodando hacia la pared. Notó la sangre caliente fluir en el antebrazo izquierdo. ¡Puta!, exclamó. Asomó el arma por la esquina de la escalera y volvió a disparar. El ruido de las sirenas fue acrecentándose en la calle. Volvió a disparar.

-¡Están llegando los refuerzos, Errante!- No tienes escapatoria.
-Siempre hay una salida- la voz sonó gutural, antinatural. Un escalofrío recorrió la espalda del policía- Aunque sea la muerte.
-Esa salida te la abriré yo- juró Echevarri- Acabaré con tu maldad.
Se levantó, disparó el arma y comenzó a subir las escaleras.

Un paso, un escalón, un disparo. El silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.