Gemelos

Tengo un hermano gemelo. Nos separaron al nacer por que nacimos con dos años y 19 días de diferencia en hospitales diferentes y de madres distintas. Pero somos gemelos, como Danny DeVito y Arnold Schwarzenegger en “Los gemelos golpean dos veces”. Y, al igual que ellos, somos distintos: yo me he quedado con la inteligencia y la grasa. Él con la altura, los pelos y los ojos azules. Yo soy serio, él simpático. Yo soy tímido, el pierde la vergüenza. Yo diurno, él nocturno. Pero, los dos, somos soberbios. Magníficos, grandiosos.

Tan diferentes como iguales, hermanos de playa y barbacoa, de años de amistad que han mimetizado nuestros gestos y gustos. ¿No creen que seamos gemelos?, fíjense y verán que no les miento:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera