Dudas

Hoy no pensaba escribir. De hecho, a la hora en la que comienzo estas letras el blog estaba preparado para mostrar un video de Neil Young, pero algo me ha impulsado a ponerme frente a un folio en blanco y escribir. Quizá sea una especie de terapia, un medio para expulsar todo lo que mi alma acumula con el paso de los días. No lo sé. Pero sí sé que hoy necesito el tacto del teclado bajo mis dedos. Necesito hablar sin necesidad de tener razones. Quizá hoy haya vuelto a ser el niño que soy, serio y callado, escondido bajo un halo de felicidad. Quizá, simplemente, hoy haya vuelto a la niñez, a jugar en la piscina, a nadar en la playa, a caminar por la arena rodeado de un grupo que crece y se trasnforma, pero que siempre es el mismo.

Puede que sea el verano, que me vuelve melancolico como septiembre alegre. No sé, quizá solo sea que hoy he visto lo que siempre fuimos y somos. Risas, alegría y bizcochos. O, tal vez, simplemente me haya dado cuenta de que no sé nada. Que nisiquiera me conozco a mi mismo, que allí donde creo haber encontrado algo, no hay más que vacío en mi corazón. Que mi alegría viene de otros lares, de otras sonrisas, de otros sueños.

Tal vez nada tenga sentido. Quizá así deba ser la vida. Sin saber a dónde nos llevará el camino, pero sabienod que hay un final al que llegar y que siempre merecera la pena hacer este viaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera