Ir al contenido principal

Poza de Santa Isabel

La poza de Santa Isabel es una depresión submarina situada frente a la playa de la Caseria, en San Fernando y usada en época medieval como fondeadero para navíos. Tiene un diámetro de 300 metros y una profundidad aproximada de 20 mtrs. Su situación ha dado lugar a múltiples teorías que van desde lo natural hasta lo extraterrestre. Entre las más extendidas se encuentra la caída de un meteorito que daría lugar al cráter que se puede observar en las fotografías. Pero eso nos obliga a preguntarnos por la perfección de la circunferencia y, más importante aún, la existencia de las dos “chimeneas” adyacentes. Otras voces hablan de un origen extraterrestre, sobre todo tras el redescubrimiento de la poza (que los pescadores de la zona llamaban, algo así como, la mancha negra) por el ufólogo Jiménez del Oso, quién defendió que Santa Isabel era la entrada a una base subterránea. Normal, digo yo, dónde mejor que en la Bahía de Cádiz para poder espiar a los americanos de Rota. Y otros últimos hablan de una construcción militar española del pasado siglo XX, que acabó derruida por el abandono, pero, no debemos olvidarlo, la poza ya se conocía en la Edad Media.

Lejos de todas esas fabulas, la poza de Santa Isabel es un lugar misterioso. Misterioso porqué aún no gozamos de estudios científicos que puedan decirnos a ciencia cierta ante qué nos encontramos, lo que nos obliga a realizar conjeturas sobre su origen. Y la más plausible de todas ellas es que nos encontremos ante una mina romana. En primer lugar hemos de tener en cuenta los cambios que la fisonomía de nuestra bahía ha sufrido a lo largo de los siglos (y que pueden observarse en los estudios paleo-geográficos de Ramón Corzo) y, en segundo, ver la técnicas usadas en la época para sus excavaciones, tanto a cielo abierto como cubiertas, para comprender que lo que hoy decimos no está fuera del alcance de los ingenieros romanos.

Comentarios

manolin ha dicho que…
La Poza de santa Isabel es la misma canal de navegación, que en esa zona alcanza los 20 mts. con la marea llena y que los ppescadores conocemos como Los Hoyos.
Yo personalmente he salido con una sonda y en la zona marcada apenas llega a los 2 mts. de profundidad. Igualmente dicho accidente no sale reflejado en ninguna carta náutica
Saludos y felicitaciones por el blog
Javier Fornell ha dicho que…
Muchas gracia Manolin.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.