Ir al contenido principal

La busqueda (XXV)

-Por eso lo mató- dijo Jarque de pronto- Miguel García se dio cuenta de que algo pasaba con Errante. Por eso venía a ver a Eva. Tal vez deberíamos ir a su casa. Me juego lo que sea a que le investigó y llegó cerca de él.
-No podemos ir a su casa- respondió Echevarri- saltó por los aires. Una explosión de gas, dijeron los expertos. Pero sí, tienes razón. Algo debió encontrar, desgraciadamente allí no encontraremos nada.
-¿Fue antes de morir?
-No.
-Si no tenía pruebas que lo incriminase ¿para qué lo mató?

Los dos hombres guardaron silencio, reclinándose sobre las sillas buscando en las paredes de la sala de espera una solución al problema. Cada cierto tiempo Jarque revolvía los papeles, buscando algo que le mostrase el camino a seguir.

-Eva... -susurró.
-No puede decirnos nada más.
-Tocaba la maldita canción de la partitura ¿no es cierto?
-Sí. ¿A dónde quieres llegar, Jarque?
-Y si ella nos está dando la pista. Tal vez ella sabía que Miguel iba a morir y por eso toca siempre la misma partitura.
-Ya la has visto, no está en sus cabales. No puede decirnos nada.
-Tal vez no haga falta que hable- el médico entró en la sala arrastrando los pies- nunca le he contado esto a nadie, pero creo que ustedes deben saberlo -se acomodó en la silla antes de comenzar-. Aquel policía comenzó a venir casi todos los días. Al principio Eva no hablaba, estaba sumida en coma, y el simplemente se sentaba junto a la cama y se ponía a estudiar las oposiciones. No sé como pudo aprobar, pero lo hizo. Y el año que estuvo en la Academia en Ávila no dejaba de llamar por si Eva había dicho algo. Y la respuesta siempre era la misma: la chica estaba en coma. Aún así -continuó- cada vez que tenía vacaciones venía a verla. Y cuando le destinaron a Cádiz su presencia fue casi continua. Luego ocurrió lo de la casa y me preguntó si podía quedarse a dormir junto a Eva. No sé que me impulsó, pero le dije que sí. Y entonces fue cuando Eva mejoró. Salió del coma y comenzó a hablar. Miguel le leía cada noche y le enseñó a tocar esa partitura. Siempre la misma. Alguna noche, cuándo aún estaba en coma, le escuché tatarearsela en la habitación -el médico se acomodó en la butaca antes de continuar-. Pensábamos que estaba enamorada de ella, pero un día me di cuenta que estaba obsesionado con otra cosa.

Sacó una pequeña llave antes de levantarse y pedirles que le acompañaran a una pequeña habitación. Servía de almacén para las pertenencias de los enfermos, les explicó, y era allí dónde Miguel dejó sus cosas mientras se alojó en la residencia. Abrió un armario que escondía una caja fuerte. La abrió con la llave y sacó una pequeña libreta. Jarque y Echevarri se abalanzaron sobre ella.

-La madre que lo parió- gritó Echeva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.