Hombre-Foca

Ya ha llegado el verano. Oficialmente está a un tiro de piedra, extraoficialmente ya se ha abierto la temporada de playa y que me gusta, pardiez, tirarme en la arena antes de lanzarme al agua. Porque, tal vez por mi condición de hombre-foca, tiendo a sentarme un rato en la orilla, viendo a otros animales recorrer la arena: ballenas terrestres, cangrejos guiris, buitres playeros y otros seres. Pero, ante todo, recogiendo el sol para acumular calor en mis grasas antes de lanzarme al agua. Ese es mi elemento natural. El mar. Si un día se inundan las tierras y demostrare que además de ser una divinidad redonda soy una mejora de la especie. Mientras ustedes, que puede que me lean, pasaran las tardes muertos de frío, enmorecidos hasta morir hipotérmicos, yo les saludaré con la mano mientras floto entorno a usted esperando que muera para hacerme con su cadáver y comérmelo…

Pero mientras llegamos ese drástico final en el que ustedes serán comidos por gente como yo. Me queda disfrutar de la playa, sin complejos, sin hacer caso a esos animales menos inteligentes que hacen chistes poco imaginativos sobre tu tamaño (mi tamaño) descomunal. Cagoenla, justo ahora que voy a volver a caer en un régimen totalitario me encuentro con un grupo de peces payasos en la orilla del mar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera