Vale, vale, ...

Está bien, está bien, no cerraré el chiringuito. No es necesario que nadie me amenace en el Facebook. Este blog ya es una parte de mí, no puedo evitarlo. Además, ya lo he dicho, cada sábado saldrá ese pequeño relato en el que los amigos se convierten en piratas caribeños. Aventuras blancas para todos los públicos en pequeño homenaje a esos que han estado a mi lado siempre y que se alegran con cada cosa buena que me pasa. Y mañana volverá Jarque y Echevarri para caminar de la mano hasta el final de su historia, de esta historia.

Y otras muchas cosas, esta pequeña página, un rincón escondido en el mundo virtual, me ha dado demasiadas cosas buenas como para acabar cerrándolo porque San Google me haya elevado a la categoría de web de referencia en las polladas. Al fin y al cabo, entre tanta seriedad que reina este espacio últimamente, siempre fue y será un lugar donde soltar mis ídems. Así que no, no cierro el negocio y mañana ¡Más!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera