Ir al contenido principal

¡Que seriedad la de ayer!

Ayer estuve demasiado serio y eso no puede ser, que luego algunos lectores habituales no terminan de leer lo escrito. Así que hoy seré breve, conciso y conspiratorio. Voy a conspirar contra los pollos. Y un poco contra San Google (¡cómo me odia ese maldito santo mediático! Claro, conoce mi divinidad y me tiene tirria). Porque, seamos sinceros, si no es normal, ni lógico, ni bonito que ustedes puedan llegar hasta mi casa buscando en el ínclito impersonal algo como “polladas”, lo de ayer ya me parece excesivo. Demasiado rebuscado hasta para este que les escribe. Y eso que no soy precisamente de los más cuerdos a la hora de escribir según que cosas. Algo, por cierto, que se paga pues son muchos los que llegan hasta aquí buscando “lamía demonio” (sic), información sobre vampiros o intentando encontrarse con lobos. Y todo eso lo acepto como buen friki que soy, aunque les reconozco que jamas he lamido a un demonio, con conocimiento de causa. Es más, también acepto con sorna y alegría que alguno llegase hasta este rincón buscando a un negro cachas para encontrarse con un gordo blanco.

Pero repito, lo de ayer es demasiado surrealista. ¿No me creen? Hagan la prueba. Tecleen en el buscador de google (desde aquí mismo pueden hacerlo pues no odio a quien me odia) “como se le quita el achaque un pollo”. ¡Eso sí es una búsqueda absurda. Al menos debería decirnos que achaque tiene el pollo para poder ayudarle. Achaques hay muchos ¿reuma? ¿artrosis en la pata derecha? ¿afonía? ¿inapetencia sexual?.... Pero sin saberlo no podemos hacer nada.

Ahora, eso sí, si es usted hipocondríaco puede contar sus males justo en el enlace de abajo. Si lo que tiene son problemas con la alimentación durante el embarazo, el tercer resultado puede serle muy útil. Aunque estoy seguro que la mayoría preferirá la cuarta entrada: la solución a la resaca. Finalmente, pueden pasar por Publico, charlar con Bob Pop y preguntarle, de mi parte, quién es él.

Y es que, como ven, Google me tiene manía, y aunque me eleva en sus altares del ranking, no deja de ser el pollo que me trae por el horno del asado que es, en el pollesco caso, lo más parecido a la calle de la amargura.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.