Otra de llamadas

Definitivamente mi número de teléfono está adscrito al surrealismo. Ya les he hablo en este mismo foro las llamadas de mi amigo Lacueva para contarme, a altas horas de la madrugada, su visita a Zaragoza o para preguntar por el nombre latino de algún fruto de la tierra. Pero la última llamada no la esperaba. Estaba yo trabajando. Con el maestro Jedi de esto de las bibliotecas locales, cuando sonó el teléfono:

-Sí, tío, que pasa- preguntó tras pedir perdón al maestro por la interrupción.
-Escúchame, esto es muy serio- dijo la voz al otro lado del móvil –tu sabes que soy un bromista.
-¿Qué pasa?- comenzaba a preocuparme.
-Esto no es una broma.
-¿Pero qué pasa?
-¿Sabes quién es el autor de Aleph?
-Pues no, espera- le dije antes de dirigirme al maestro- sabes quién escribió Aleph
-Míralo en la base que lo tienes abierto.
-¿Por qué quieres saberlo?
-Eres el comodín de la llamada.
-¡No jodas!... Por cierto, es Borges.
-¿Seguro?
-Sí, lo tengo delante.

Y delante lo tenía, sobre la mesa. Todo estaba dispuesto para que Marcos ganara un dinero… ¿cuánto? Está noche en el Taxi (Canal Sur 2) podrán descubrirlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera