Nuevas responsabilidades, nuevos miedos

Dice una máxima que si necesitas ayuda para algo, se lo pidas a alguien ocupado y no al ocioso. Pues desde ahora contadme entre los ociosos, porque ya no tengo tiempo de estar más ocupado. Ya he cubierto mis cuotas. Hasta el punto de haber perdido mis vacaciones anuales para poder cumplir con los nuevos compromisos adquiridos. Pero no me importa porque al menos tengo la posibilidad de devolver un poco de todo lo bueno que he recibido este último año. Y es cierto que esta nueva responsabilidad conlleva muchos problemas. El primero la obligación de ir a Madrid un día al mes. Y aún así, sabiendo que acabaré conociendo el AVE como si fuera mi propia casa, a pesar de tener que perder mis vacaciones, a pesar del trabajo que mensualmente me veré obligado a realizar desde casa, a pesar del miedo que me provoca adentrarme en esta nueva etapa de mi vida. Aún así intentaré dar lo mejor de mí, pues creo es mi obligación devolver algo -una mínima parte- de todo lo que la India, y sus gentes, ha aportado a mi vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera