Niños


Los niños son niños. Aquí y en cualquier lugar del mundo. Se sorprenden ante lo desconocido y sonríen alegres ante la novedad. Sin importar que el lugar que habitan no sea un palacio. Ni siquiera una pequeña casa. Sin importar que su familia se componga solo de hermanos, nacidos de la calle. Esa calle que ha sido su hogar hasta que encontraron un refugio como THARA. Niños que ahora te muestran orgullosos el pequeño rincón en el que viven. Un solo cuarto y un patio para tantos chicos sin familia. Allí comen, estudian, duermen y viven. Creciendo de la mano de los profesores del colegio jesuita al que se adscriben en Hyderabad. Niños que aprenden y enseñan. Que nos muestran la diferencia que existe entre ellos y nosotros. Niños, sí. Pero niños que esconden tras su niñez la madurez de quién elige su destino: la calle o el centro. Y cualquier decisión tomada los hace mayores y, sobre todo, les da dignidad. La dignidad de elegir su camino.

Son niños, sí. Pero mucho más que eso. Y, a la vez, tan niños como los "nuestros".


Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera