Ir al contenido principal

La busqueda (XXI)

Los dos hombres se mantuvieron callados todo el camino hasta el hospital de Puerto Real. Jarque no tenía ganas de charlar. Se sentía inseguro y aún no había decidido si podría volver a confiar en Echevarri. Y el vasco se mostraba taciturno. La sonrisa fue borrándose de su rostro según se acercaban al hospital. Al llegar se bajaron sin dirigirse la palabra y caminaron juntos hasta la puerta. Echevarri preguntó por el Dr. Martínez e inmediatamente fueron conducidos a una sala de espera con las paredes pintadas de verde.

-Echeva ¿qué nos vamos a encontrar?- preguntó Jarque finalmente.
-La chica no está bien. Eva sufrió un calvario difícil de olvidar. No creo que nadie pueda superar algo así. Le quedaron secuelas, muchas -Echevarri se detuvo al abrirse la puerta- pero creo que podrá ayudarnos. Doctor.

El médico era joven, pero sus ojos se mostraban cansados. Jarque le observó. La inmaculada bata blanca contrastaba con una camisa azul llena de manchas. Los tres hombres se saludaron sin afectuosidad y Martínez los condujo con un simple “seguidme” por los pasillos del hospital. Poco a poco los gritos fueron aumentando y Jarque notó como las puertas estaban cerradas por fuera. No dijo nada. Pensaba que aquel tipo de centros había pasado a mejor vida. Pero ahora comprendía que no era así. No estaban en el hospital del SAS, como pensó en un principio. El edificio, rodeado de verdes jardines se encontraba apartado del centro hospitalario, que se entreveía por las pocas ventanas del pasillo. De pronto escuchó la música, y el bello de la nuca se le erizó. Ya la había escuchado antes. Cuando Echevarri le habló del Cazador Furtivo, el joven detective se lanzó en su búsqueda.

-¿Lo oís?- preguntó inseguro.
-Es Eva -dijo el médico- le gusta tocar esa canción en el piano. Y al resto de internos le agrada oírla. Así que no se lo impedimos.

La mujer era joven. Demasiado. Tal vez tuviera 25 años, pero aparentaba algunos menos. Era menuda. Delgada en exceso y aún así hermosa. Jarque nunca había visto un rostro como aquel. Los ojos verdes parecían transparentar un alma limpia. Una larga melena rubia le caía sobre los hombros, formando rizos que parecían brillar bajo los focos. Se mostraba serena, tocando aquella canción infernal para Jarque. Echevarri se detuvo junto a él. Esperando que Eva terminase su actuación. Cada nota llegaba al alma y parecía embrujar a quienes escuchaban. Lentamente retiró sus dedos del piano, y centró su mirada en Echevarri, casi con indiferencia. Posó sus verdes ojos sobre Jarque y su rostro se congestionó en una cruel burla de sí mismo. Martínez apartó a Jarque, tironeando de su camisa para sacarlo de la sala.

-¿Qué ha pasado?- preguntó.
-Debes irte. No puedes verla- Martínez se mostraba asustado mientras dos celadores corrían hacia la sala, casi saltando sobre Echevarri- debemos llevárnosla.

Echevarri se plantó en la sala y caminó hacia Eva.

-Necesitamos hablar contigo

Eva profirió un grito desgarrador y los enfermos comenzaron a correr buscando una salida. Los celadores se lanzaron sobre ella, aferrándola por los brazos. Pero la joven se deshizo de ellos.

-¿Como coño?- exclamó Jarque antes de lanzarse en pos de Echevarri que continuaba acercándose a la chica.

-¡SATANÁS!- gritó Eva señalando a Jarque, antes de caer desplomada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…