En la Marabunta

-Está bueno el bicho- dijo lady Chodni arrancando un trozo de carne de la paleta del cabrito.

La grasa resbalaba por su rostro hasta su cuello cuando lord Corba acudió a su lado. Con un pulcro pañuelo de seda, limpió el reguero que chorreaba desde la boca de la mujer. Observaba de reojo como Mamonunth comenzaba a tocar las cuerdas de su laúd, signo inequívoco de que iba a amenizar la velada con sus canciones de amor. Vasques caminó hasta sentarse a su lado, apoyando la cabeza sobre las manos observando, en distraída pose estudiada, la luz que se filtraba entre los tablones del casco.

-Fat, deberíamos arreglar el barco- dijo- Un día de estos nos hundimos.
-Eso decírselo a Borough, el se encarga de las reparaciones.
-Habrá que estudiarlo y ver por cuanto os saldrá- dijo el rubio pirata mientras Mutambo acariciaba sus cabellos -¿tú qué crees esposa mía?
-Que por mucho que sueñes, nunca seré tuyo…. Nuestro momento pasó. Ahora centrémonos en lo importante, esposo mío, ¿cuánto cobrarás?
-¿Cómo que nos cobrará? El barco es de todos –el capitán Fat miró a su amigo indignado- tú y yo llevamos navegando en este galeón el mismo tiempo, desde el suceso con….

El galopar de un caballo por el puerto rompió la conversación.

-What? How to coméis without mi?- la atronadora voz resonó en la cubierta. El hombre, enjuto, moreno, de miraba traviesa, mostraba una cicatriz en la oreja derecha.
-Desde ese sucedido- dijo D’Orange- desde que el amigo Borough le arrancó la oreja sir Charles.
-¿Cómo? ¿pero no han sido amigos siempre?- El Nutria miraba atónito a Charles y a Borough preguntándose que llevó al uno a realizar tamaña tropelía sobre el otro.
-Una partida de naipes- dijo Marco Antonio a la par que escanciaba vino sobre la carne asada, sonriendo feliz a dos hermosas hembras de exultante pecho que paseaban por el puerto.
-¿Naipes?
-Yes, Nutria, my friend, me arrancó la ear when i was leading the donkey. No lo soportó. Y me did this.
-No seas quejica, sir Charles- terció Rey, al que llamaban Japi pues siempre estaba feliz- cosas peores se han hecho.
-Y peores puedo hacer como no me traigas esa cabra ya- Gritó el capitán.

Comentarios

tiomatt ha dicho que…
jajaajja...de arte Javi, de arte.
MARCOS A. ha dicho que…
Javiii me encanta q gracia me descojono eres un crack un abrazo!

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera