Ir al contenido principal

El miedo a morir

Hoy alguien me ha dicho que solo tienen miedo a morir quienes tienen remordimiento. Tal vez sea cierto, aunque yo no tenga miedo a morir por otros motivos. Es más, no creo que sea verdad del todo esa premisa. Porque hay gente buena que tiene miedo a morir. Y aquellos que realmente debieran tener remordimiento, pocas veces tienen conciencia de haber hecho mal. Así que no debe ser el remordimiento lo que provoca ese miedo a la muerte. Seguramente sea algo más prosaico y mundano: el simple miedo a lo desconocido. A lo que vendrá después.

Yo no tengo miedo a eso. Sé que es lo que viene después y para mí la muerte no es más que una pequeña puerta que hay cruzar para vivir eternamente. Ni siquiera es el final pues ¿qué son 100 años comparados con toda la eternidad? Nada. Y por eso, para mí, la muerte no es más que el principio. Pero entiendo a esas personas que dicen con pesar “la vida son dos días” ya que, para quiénes la vida termina con la muerte, 100 años tampoco son nada.

Pero, ¿miedo por tener remordimientos? No lo creo. Eso eso solo una perogrullada de quién se cree en poder de la verdad suprema, de quién piensa que él es tan bueno que no tiene nada de lo que arrepentirse. Yo no tengo remordimientos, pero si me arrepiento de cosas hechas o dichas. Y a pesar de ello, sigo esperando la muerte con la alegría que da la esperanza de la resurrección.

Tal vez ese sea el secreto de no tener miedo a morir: creer ciegamente e irracionalmente en algo indemostrable. Mantener un pequeño viso de ingenuidad en este mundo de razón y técnica. Dónde los dioses mueren a manos de internet para crear nuevos dadores de vida que satisfacen nuestras necesidades. Menos una: la solución a la muerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubri…