Ir al contenido principal

Vasos

Sentado en el porche miraba las estrellas ocultarse por el lento movimiento de las nubes. Dormitaba en una butaca de mimbre con una copa de whisky en la derecha y un cigarrillo en la izquierda. De vez en cuando giraba la cabeza al interior de la casa escuchando la acompasada respiración de su mujer. Le gustaban los días como aquel. Habían pasado el día en la playa con los niños y ahora que estos ya se habían acostado, él disfrutaba de la noche. El ulular de una lechuza en la lejanía rompió el rítmico canto de los grillos. Cerró los ojos, dejando que la leve brisa moviese sus cabellos. Notó como su esposa se acercaba y le besó en los labios. Era la señal que indicaba que se iba a la cama. Él seguiría en el porche un rato más. Tango, el mastín de diez años que tenían, se acurrucó a sus pies. Lentamente fue quedándose dormido, hasta que el vaso se resbaló entre sus dedos y cayó al suelo. El ruido del cristal al chocar con las lozas le sacó de su ensimismamiento. “Marta me mata” pensó intentando no cortarse al buscar una escoba. Caminó descalzó hasta la cocina, intentando no despertar a su mujer con el ruido. Y entonces lo vio. Detrás del sofá, entre la chimenea y la mesa camilla en la que Marta solía sentarse a coser. Un brazo blanco, con algunas pecas, descansaba en el suelo.

-¿Marta? -preguntó habiendo reconocido la alianza -¿qué te ha pasado?

Dejó caer la escoba en el mismo instante que posó los pies sobre la pegajosa sangre.

-¡MARTA!- gritó sin miedo a despertar a los niños- ¿Qué te has hecho?

Intentó taponar la herida en la muñeca derecha, por la que brotaba sangre a raudales. Estiró la mano para coger el móvil sobre la mesa. Pero sus dedos sólo llegaban a rozarlo. No quería soltar a Marta, pero lo hizo y, al levantarse, el rostro de Junaca se cruzó en su mirada. Se detuvo en él, en el brillo ausente de sus ojos.

-¿Qué coño?...

Corrió por el pasillo tropezando con Tango, tumbado en el último escalón de la escalera de caracol que llevaba a la azotea.

-Juanca- susurró cayendo de bruces sobre el chico -Mi niño...

El llanto se ahogó al descubrir la verdad. Dejó al niño en el suelo y corrió a la habitación de Martita.

Su grito, desesperado, llamó la atención de los vecinos.

Cuando la policía llegó a la casa, sólo encontró el vaso roto en el suelo y el cuerpo del matrimonio y sus hijos muertos sentados en el sofá.

Una leve sonrisa brilló al reflejo de la luna unas calles más abajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.