Mis niñas

Hoy me vuelvo a acordar de ellas. Silencioso recuerdo que repta por mi alma hasta brotar en lágrimas secas. Ellas. Su sonrisa y sus miradas. Su alegría ante la nada. Porque ellas no tienen nada. O al menos nada para nosotros. Ellas, abandonadas por sus familias por haber cometido el terrible delito de nacer infectadas de Sida. Ellas, que vivieron junto a sus madres hasta que murieron de esa terrible enfermedad, y que ahora viven junto a otros enfermos terminales. Sonriendo. Llevando la alegría que solo los niños pueden transportar. Miradas alegres, vivarachas. No hay tristeza en sus rostros. Juegan como los niños de aquí” lloran como los de aquí, estudian como los de aquí. Pero lo hacen allí. Juegan en un hospital de enfermos terminales, lloran echando de menos a sus madres, a sus padres, a sus abuelos,… aquellas que aún los recuerdan. Estudian sentadas en el suelo de su habitación, con sus pizarras y sus tizas de colores.

Pero sobre todo enseñan. Con su alegría y su fortaleza te muestran la verdad. No importa cuántas cosas tengamos, siempre seremos pobres. Porque lo que realmente importa lo hemos perdido. Nos quedamos en lo material, y lo espiritual lo lanzamos por la borda, lo tiramos en una alcantarilla y dejamos que lo superfluo nos corrompa.

Pero ayer me volvieron a mirar mis niñas, me gritaron desde las fotos. Me recordaron porque estoy en Manos Unidas, porque tiene sentido sacar tiempo de dónde no lo hay por ellas. Ellas, que con sus historias me han enseñado más de lo que jamás aprenderé en la vida, se merecen todo el esfuerzo. Desde la Delegación de Cádiz lo haremos, es mi empeño personal y he tenido la suerte de que la Organización haya confiado en nuestro trabajo. Desde aquí se les construirán comedores, aulas y dormitorios que ayuden a su vida, al menos un poquillo y, sobre todo, que las saquen de ese mundo hospitalario en el que viven. Ojala podamos cumplir sus sueños, porque en ellos hoy vuelven a residir los míos.

Sueños que me llevan de vuelta a la India, a trabajar con todos esos niños que tanto lo necesitan. A volver a ese lugar mágico en el que renací y crecí, y en el que tanto, en tan poco tiempo, he recibido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera