Ir al contenido principal

La busqueda (XIX)

La llamada de teléfono le sobresaltó. Jarque descolgó el teléfono gruñendo por haber sido despertado.

-¿Tienes alguna información nueva sobre el asesinato de mi hija?- Desde que habían llegado a España no habían tenido noticias de Vargas ni su abogado.
-Hemos vuelto al principio.
-¿Cómo que al principio? ¿dónde estás?
-En casa, en Cádiz, quiero decir. Todo nos trae de vuelta aquí -aún dormido la prudencia parecía desaparecer de Jarque -A un brutal asesinato que se produjo en la ciudad hace un par de años.
-Mi hija nunca estuvo en Cádiz.
-¿Y tampoco fue puta? Claro ¿Cuántas cosas nos has ocultado además de que Errante es tu hijo?
-¿Cómo?... -Exclamó Vargas ahogando el grito en el asombro.
-Me contrastaste porque soy bueno ¿no? ¿o lo hiciste porqué tu estás en el principio de todo?

El silencio se hizo al otro lado de la línea telefónica. Jarque, envalentonado por sus palabras parecía dispuesto a atacar a Vargas hasta que este le diese una respuesta, aunque solo encontró el sonido de una respiración entre cortada.

-Sí, es mi hijo. Ese asesino es mi hijo- la voz se apagaba triste- No me porte bien con él, es cierto. Pero ningún padre merece tener un hijo así. Es un demonio. ¡Créeme Jarque! ¡hay que pararlo! Soy muchas cosas, es hora de levantar las cartas -dijo cansinamente- mi fortuna se sustenta en el tráfico de armas y de drogas. Y sé que la policía va tras de mí. No soy tonto, sé que Echevarri está en otro nivel y por eso se os han abierto puertas en la República Checa. Dile que acepto el trato: si detiene a mi hijo, seré suyo.

Colgó antes de que Jarque pudiera responder. ¿porqué ahora Vargas aceptaba todo? ¿tendría miedo a que Errante lo encontrase? ¿estaría realmente Errante detrás de todo? Necesitaba saber más. Saber quién era su compañero aquel fatídico día para cerrar definitivamente la sospecha que Echeva había abierto en él. Era imposible que el inicio de todo fuese él. ¿Cómo podía saber Errante que sería él y no otro quién entrase en la casa? Que dispararía y mataría a su compañero. No, era imposible. Nadie podía haber previsto aquello. A no ser que todo, desde el principio, estuviera preparado ¿Y si no fue él quién mató a su compañero? ¿Y si el asesino fue el autor del disparo?

Necesitaba de Echevarri. La fama del viejo era conocida por todo. El mejor forense de la Nacional, se decía que era. Tal vez ahora pudiera demostráselo a él. Le llamó varias veces, pero no cogía el teléfono. Se vistió y acudió a su casa. La puerta estaba abierta y todo el piso revuelto. En el espejo del baño, escrito con pinta labios morado había escrita una frase:

“LA MUERTE ES TAN PLACENTERA QUE UNA VEZ QUE LA PROVOQUES NO PODRÁS PARAR”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.