Alicia en el país de las Maravillas

Reconozco que me ha gustado ésta Alicia de Tim Burton, pero no lo suficiente. Tal vez el 3D haga ganar enteros a la película, pero le hace perder puntos ante mí. Cuando voy al cine, voy buscando historias que me sobrecojan, que me hagan reír o llorar. Que me aterroricen o me angustien. Y Alicia debía ser de estas últimas: una niña perdida en un mundo mágico gobernado por la malvada Reina de Corazones, reflejo de la situación real que vive. La nueva Alicia lucha contra la Reina Roja, como parábola de toma de decisión matrimonial.

La película de Burton, nos lleva de la mano de Johnny Deep, y Helena Bonham Carter, a un submundo propio que me obliga a recordar a Beetle juice (Bitelchús en España) y, más sorprendente aún, a Las Crónicas de Narnia. QUizá eso haya hecho Burton, suavizar aún más la historia de Alicia que ya se suavizase en la primera película producida por Dinsey sobre el país de las maravillas. Actualizando su propio universo y buscando pequeños eslabones que le conduzcan al éxito de taquilla.

Al final, se queda en eso. En una película cargada de fuegos de artificios, que ves y disfrutas y luego olvidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera