Ruedas

La vida es tan curiosa que, a veces, cuarenta años después vuelve hasta el inicio. Cambiando las personas pero manteniendo el espíritu y el lugar. Y eso ocurre estos días, cuando descubro sin asombro que el mismo lugar que elijo para desayunar, ya fue elegido por mi padre cuarenta años antes. Y coincidencias como estas me llevan a pensar en la frágil existencia de la vida. Una rueda que nos lleva por un camino marcado, predestinado a realizar acciones que se escapan a nuestra imaginación. Inadvertidamente conducidos hasta nuestro destino final. 

Al menos, solo espero, que el mío se parezca en algo al de él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera