Ir al contenido principal

Profundidades

Definitivamente, Mankell se ha hundido. No su literatura que, más allá de Wallander, sigue siendo magnifica. Pero sí los sentimientos que acompañan a sus letras. Ese pesimismo que se ve desde las primeras novelas de la saga del genial inspector de Ystad va cobrando protagonismo en sus últimas obras. Así, si “Zapatos Italianos” es una hermosa elegía a la vida, cargada de pesimismo, en “Profundidaes” nos hunde en el abismo helado en el que Lars Tobiasson-Svartman lanza su plomada. Metafora de un mundo que se descompone, las distancias medidas por Lars se invierten entre líneas.

Mankell nos trasporta a la Suecia de la primera Guerra Mundial y hace presente el miedo y la división que existe entre las clases pudientes, como Lars y su esposa Kristina, y la indiferencia de un pueblo que ni entiende ni sabe. Que sólo sabe de vivir en pequeñas islas aisladas por la barquisa cuando llega el invierno. La soledad que ya se dejaba ver en “Zapatos” viene ahora con mayor fuerza. Lars está solo, sin importar que pase grandes temporadas embarcado en navios abarrotados de hombres. Sin importar que en su soledad el solo recuerdo del perfume de su esposa le trasnporte junto a ella. Sin tocarse. Sin importar que logre acercarse a Sara lo suficiente para convertirse en “su hombre”. Cuanto más cerca, más lejos. Una esposa que aparece dibujada en pequeños retazos: un olor, el rostro sin vida de sus muñecas de porcelana, un único ataque de ira. Y un Lars que cambia ante nuestros ojos: el hidrografo racional que va dejando paso al loco que vive en sus fantasias. El hombre respetuoso que deja que la ira vaya ganando espacio en su vida, y un final marcado en piedra como lápida mortuoria de su propia exisitencia

Una vida que se carga de mentiras, de soledad, de tristeza y de muerte. Mankell nos empuja hacia ese pesimismo vital que afecta siempre a su obra y que en está ocasión gana la partida al resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubri…