Ir al contenido principal

La Búsqueda (XVII)

Echevarri y Jarque volvieron a España. El vasco había llamado a sus contactos decidido a proteger a su joven compañero, que se encontraba abatido por el descubrimiento del secreto que se escondía tras Errante. Vargas llamaba continuamente, deseando conocer los avances que los dos detectives estaban realizando. Y una y otra vez, Echeva le daba largas.

-La situación ha cambiado, Jarque-dijo Echevarri- tenemos que ir a Cádiz. Allí fue dónde empezó todo y allí encontraremos el hilo del que tirar.
-No hay nada de donde tirar. Lo maté y lo abandoné- Jarque tenía la mirada perdida desde cuatro días antes- Era mi compañero y lo dejé allí tirado. Si no entré en prisión fue porque me encubrieron mis propios compañeros. Dije que había alguien más en la casa, que me quitó la pistola y disparó. Nadie me llevó la contraría, pero yo sabía la verdad. Lo maté. Tal vez hubiera alguien en la casa, pero no lo sé seguro. En aquella época tomaba muchas drogas. Ya conoces mi problema- dijo mirando a Errante- y veía cosas. Y no precisamente elefantes rosas.

Echevarri había alquilado un pequeño apartamento en el barrio Santa María, decidido a llegar al fondo de la cuestión sin levantar ninguna sospecha, y el origen de todo parecía estar en Cádiz.

-Quizá hubiese alguien en esa casa. El hecho de que alguien haya querido vengarse de ti de esta forma demuestra que en aquella casa ocurría algo.
-Veía niños que paseaban corriendo por mi cocina. Señoras mayores que aparecían de la nada. Llegué a pensar que estaba muerto, pero eso era porque acaba de ver el Sexto Sentido.
-¡Hombre!-exclamo Echevarri- por fin algo de humor.
-¡Que humor, coño! Me pasaba el día drogado, y después del suceso mucho más.


Echevarri ignoró a Jarque y comenzó a estudiar los informes del macabro hallazgo de Jarque en la casa de la calle San Francisco. El hombre había sido violado, introduciéndole una botella en el ano. Le habían prendido fuego, con un líquido inflamable indeterminado, estando aún con vida. También le habían marcado con un arma punzante las palabras Vita et Mortis en el abdomen, y algo más que resultaba imposible de descifrar al haber sido arrancado por las dentelladas del perro. Las fotos mostraban, además, como las paredes de la habitación tenían escrito el Levítico y en el suelo había un pentagrama dibujado con sangre.

Echevarri se quedó mirando el pentagrama, aquello era lo más sorprendente de la escena del crimen. Quién hubiera matado al hombre, había escrito en el suelo la obertura del “El cazador furtivo” de von Weber.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Elisa Serna -- Esta gente qué querrá

Llamaron de madrugada.
Toda la casa está en calma.
La madre les sale a abrir
arrebujada en la bata.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Preguntaron por el hijo.
El hijo duerme en la cama
y al oir las fuertes voces
de golpe se despertaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Lleva días sin hablar,
por las noches se inquietaba
esperando con temor
que una mañana llamaran.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

La madre nunca ha sabido
por lo que el hijo luchaba
y que en la Universidad
su compromiso afirmaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

No sabe cómo escapar,
el miedo le torturaba,
después de abrirse la puerta
él caerá por la ventana.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Hay momentos de tensión
nadie dice una palabra,
la madre que entra después
grita y llora desgarrada.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Llamaron de madrugada.
La ley una hora señala.
Muerto el estudiante está.
Fue un golpe al filo del alba.
¿Esta …