El Guateque

Llega un momento en el que todos pasamos esa barrera psicológica que nos transporta a la madurez. Los 30 años han provocado no pocas compras absurdas. Depresiones sin sentido y no pocas lágrimas derramadas. Pero los 30 es el final de una etapa y el inicio de un nuevo camino, exactamente igual que ocurre con la muerte.

Por eso, esta noche, celebraremos la nueva vida de esa bloguera fotográfa con la que de vez en cuando mezclo palabras e imágenes. Y lo celebraremos a lo grande, como merece el entierro de los veinte años.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera