Del rey al marqués


Hace poco tiempo, cuándo se organizaba una fiesta del grupo, gritaba: ¡Yo llevo alcohol! Y corría en busca de la botella de whisky o ron más barata. Normalmente cosas con nombres como King Charles o Charly House, muy por debajo de la alta calidad del DYC. Pero las cosas han cambiado. Sigo siendo el que grita ¡Yo llevo alcohol!, pero ya no llevo whisky barato. Ahora me paseo frente al mostrador de los vinos buscando cual será el mejor para la ocasión. Y, en esta ocasión, he descubierto una verdad inmutable:

¡He pasado del Rey Carlos al Marqués de Cáceres!

y cuando te paseas entre riojas o decides que blanco llevar a la fiesta, que ahora es cena, las cosas han cambiado: ya no eres adolescente, ni veinteañero. Desde ese momento, oficialmente, has entrado en la treintena. ¡Disfrútala!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera