Puertas que se cierran


Creo que aquel fue uno de los días más divertidos de todos los pasados en el colegio. Normalmente nos reuníamos en el recreo detrás del gimnasio. Aprovechando la sombrita del edificio para juntarnos todos, separados ya en varias clases y dos cursos. Pero aquel día Frutti no apareció. Era un personaje singular que había llegado al grupo cuando Paco repitió de curso. Uno de esos chavales tan buena gente y con tan malas ideas que tenía que caer bien entre nosotros. Y, aquel día, hizo una de las suyas. No nos preguntábamos porque no había venido. Como en todo grupo, también en aquel colegio, algunos de nosotros había días que preferíamos hablar con otros. “socializarnos” vamos. Pero cuando llegó al rellano de la escalera del edificio de BUP, su rostro indicó que algo había hecho. Sonreía de oreja a oreja. Y escondía las manos en los bolsillos del pantalón.

-Tirar, tirar... vamos para clase.

Nos miramos todos, mientras entrábamos en nuestras clases interrogándonos con la mirada sobre lo que escondería en los bolsillos. Tardamos poco en descubrirlo. Exactamente el tiempo que Padilla, el director, tardó en llegar a nuestra aula.

-¿Quién ha sido?- preguntó de sopetón como si debiéramos saber de que hablaba -¿quién ha sido el gracioso? Como no salga el culpable vais a pagar todos.

Y todos nos miramos. Algunos con cara de incredulidad. Nosotros manteniendo el tipo, rictus de anonadados y sorprendidos por la reacción del director y sabiendo que el culpable estaba, en ese justo momento, dando clases de historia con el Piru.

-Pero, señor director, ¿qué ha pasado? –preguntó el negro ante la mirada inquisitorial de “el muerto”, D. Enrique el profesor de matemáticas, que esperaba para saber la respuesta.
-Alguno de estos energúmenos de camisa de rayas que ha sellado todas las puertas del edificio de profesores.

Don Enrique no dijo nada, pero tras la marcha de nuestro director, lo vimos reír por segunda vez en todos nuestros años de colegio. Sólo un instante antes de continuar las clases.


-La has liado, Frutti...
-No he hecho nada- respondió el aludido.
-Pisha, a otros con ese cuento, que nos conocemos de sobra y, además, tienes las manos llenas de silicona.

No pudo negarlo.... las pruebas eran palpables. Tanto que fue expulsado varios días y obligado a pagar las puertas cerradas pero.... "es que no es seguro que las puertas de los laboratorios estén abiertas, cualquier niño puede entrar y tomarse un yougur caducado".

Nunca supé si él llegó a hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera