Enamorado hasta las fotos

No lo puedo remediar. Estoy profundamente enamorado. Llevo dos días con el ordenador encendido. El msn abierto, y la pequeña ventana que muestra su rostro activa, aunque la dueña de la foto esté inactiva. Y es por culpa de esos ojos oscuros que dicen tanto. Aún en una simple foto en blanco y negro. ¡Sus fotos no necesitan color! las ilumina con su belleza, con el pelo negro cayéndole suavemente sobre la frente. Con su sonrisa pensativa y su rostro dulce. No puedo evitarlo. Estoy profundamente enamorado, y profundamente triste. Porque es un amor no correspondido. Por mucho que grite a los cuatro vientos que deseo estar cerca de ella, sé que sólo tras mi muerte podré gozar de acercarme hasta ella, no ya de rozar su piel, pues mi cuerpo y el suyo habrán quedado marchitos en alguna tumba terrenal. Pero eso no evita que lo diga, que lo grite para que todos los sepan: mantengo todas las ventanas de mi ordenador abierta sólo por ver tu rostro. Por que te quiero... Audrey... lastima que estés muerta.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera