Carnaval

Los que me conocen saben que el carnaval no es santo de mi devoción. Y no lo es porque la fiesta se ha desvirtuado y el sabado de carnaval es imposible escuchar en la calle las letras que han sonado en el Gran Teatro hasta ayer mismo. Ahora, en las calles, se escuchan gritos y risas; pero también peleas e insultos. Vomiteras y meadas que manchan esquinas donde antes se colocaban ilegales y legales. No sé que pasara hoy, pues ayer llovió como hacia años que no llovía -y se lo digo yo que pasé verdadero miedo camino de Vejer para hablar de Manos Unidas y la India con chavales del pueblo-

Pero me da pena que llueva estos días. Porqué sé que hay mucha gente que ha trabajado a lo largo de todo el año para esta semana. Personas que, sin tan siquiera haber pisado las tablas del Falla, han perdido tardes y noches preparando un repertorio para cantar en la calle a todos esos que quieren escucharlo. Porque sé que hay muchos que viven con la ilusión de disfrutar estos días. Gente que prepara con esmero su disfraz para que sea original y divertido.

Y aunque ahora el sabado de carnaval ya no sea lo que fue, no es menos cierto que aún guarda algo de su esencia. Esencia que se recupera el domingo y el lunes de coro. En el carrusel de ilegales del Pópulo, y cada rincón de Cádiz donde un romancero se paré a contar sus historias. Por eso, espero, que aunque no sea yo quién esté el sábado en la calle, el agua respete tantas ilusiones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera