Ir al contenido principal

Sherlock Holmes


“Elemental querido Watson” Este nuevo Sherlock Holmes es tan falso como la mítica frase (que solo aparece en “El Jorobado”, relato corto publicado en “Memoras de Sherlock Holmes). Pero no por eso alejado totalmente del detective. La película, muy posiblemente, no sea del gusto de la mayoría de seguidores del gran Sherlock. Y no porque Robert Downey Jr haga un mal papel.

Alejado del la elegancia inglesa de Basil Rathbone o Peter Cushing, nos encontramos un Sherlock mujeriego (¿encadenado desnudo a una cama?); que muestra pectorales en combates ilegales, aun siendo cierto que Sherlock es un perfecto boxeador; que paga y cuida los ahorros de un Dr. Watson jugador y que se encuentra enamorado de Mary (dato que sitúa la historia, por cierto, en 1887); con un humor ácido, inteligente y, en ocasiones, incorrecto. Pero un Sherlock que, en la piel de Robert Downey, se convierte en carismático. Que llena la escena con su sola presencia y que trae los mejores momentos de toda la película. Dejando a sus compañeros de reparto escondidos entre bambalinas. Ni el siempre genial Jude Law (Watson), ni Mark Strong (Lord Blackwood –y que en lo personal recuerda, como parte de la historia narrada, al Lord Sherrinford Meinster, de La Fiesta de Orfeo-, ni Rachel McAdams (el Diario de Noa) pueden llegar a estar a su nivel. Downey crea un nuevo Sherlock y debemos alegrarnos por ello, porque tal vez gracias a su actuación muchos se acerquen a las obras de Conan Doyle.

Pero la película, tal vez condicionada por la dirección de Guy Ritchie y el guión de Lionel Wigram y Simon Kinberg, queda en nada. Un principio demasiado lento, dónde la historia y los personajes se presentan insustanciales y dónde sólo el humor de Sherlock te mantiene despierto en la butaca. Y, de pronto, todo cambia. La acción se acelera, los personajes pierden protagonismo en beneficio de las escenas de lucha (magnifica, por cierto, la pelea contra el gigante) y la cinta corre hasta un final abierto donde casi todo se descubre. Tal vez con otro director y otros guionistas –tan sólo había que adaptar cualquiera de las novelas de Doyle para haber tenido un gran guión- la película hubiera ganado enteros. Queda la esperanza de que la aparición del profesor Moriarty -alterego de Shrelock aquí escondido en las sombras de un carruaje- abre las puertas a una segunda parte. Los actores y un ambiente que te introduce en el oscuro Londres de la Revolución Industrial ya los tienen, solo queda redondear un trabajo que, en esta primera película, queda coja.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Elisa Serna -- Esta gente qué querrá

Llamaron de madrugada.
Toda la casa está en calma.
La madre les sale a abrir
arrebujada en la bata.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Preguntaron por el hijo.
El hijo duerme en la cama
y al oir las fuertes voces
de golpe se despertaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Lleva días sin hablar,
por las noches se inquietaba
esperando con temor
que una mañana llamaran.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

La madre nunca ha sabido
por lo que el hijo luchaba
y que en la Universidad
su compromiso afirmaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

No sabe cómo escapar,
el miedo le torturaba,
después de abrirse la puerta
él caerá por la ventana.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Hay momentos de tensión
nadie dice una palabra,
la madre que entra después
grita y llora desgarrada.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Llamaron de madrugada.
La ley una hora señala.
Muerto el estudiante está.
Fue un golpe al filo del alba.
¿Esta …