Manifiesto por Haití

Es obligación de todos ayudar a la reconstrucción de un país que llora, y llorará durante mucho tiempo, las cicatrices dejadas en la tierra y las gentes. El terremoto del pasado martes 12 de enero ha sido devastador para uno de los países más pobres del mundo. Cientos de edificios en Puerto Príncipe se han derrumbado, pero nada es más peligroso que el derrumbe de una sociedad ya dañada por la guerra, el hambre y la pobreza.

Aunque hasta el momento el número real de víctimas se desconoce, algunas fuentes indican que las consecuencias del seísmo son catastróficas. A la espera de una confirmación oficial del coste en vidas humanas de este desastre natural, los testimonios que llegan desde la isla dibujan un panorama de destrucción y caos, especialmente en Puerto Príncipe. Y tras el caos inicial llega el caos total. A la destrucción de las infraestructuras, se une el caos institucional con un estado casi inexistente incapaz de dar respuestas a las necesidades de una población que carece de los más básicos medios.

Desastres como el de Haití nos recuerdan la fragilidad de la vida, pero también reafirman la bondad humana. Las imágenes llegadas desde el país caribeño hacen inútiles las palabras: edificios derrumbados, cadáveres por las calles, personas hambrientas, sedientas y sin hogar. Pero también han mostrado la fortaleza de la población para salir de esa espantosa situación, y la esperanza en el rostro de las victimas rescatas bajo los escombros. Para los que lo han perdido todo la ayuda ya no hay solución y ahora toca centrarse en el mañana. En dar un futuro a quienes han perdido todo, por muy poco que fuese ese todo.

La comunidad internacional se ha volcado con Haití. Consecuentes con la magnitud del desastre todas las naciones y organizaciones internacionales se han movilizado en su ayuda. Pero la grave situación haitiana es un recordatorio de nuestras grandes responsabilidades.

Comentarios

Ico ha dicho que…
toca hacer, no quedarse en la palabra fácil, y se puede hacer mucho si se quiere.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera