Hermosa santiguadora

Iba en el dos, como casi siempre que cojo el autobus. Y, como suele ocurrir en la línea más larga de Cádiz, el autobús iba lleno de mujeres mayores. No sé en otros lugares, pero en Cádiz no es raro que las mujeres de cierta edad se santigüen al pasar ante una iglesia o convento. Sobre todo en el Convento de Santo Domingo, donde está la patrona de la ciudad. Normalmente, si tienen a bien pagar 1€ para hacer un trayecto de 10 minutos, podrán comprobarlo en las línas 1 y 3. No así en la 5, que pasa de refilón por el convento. Ni en las 2 y 7, que pasan por la playa. La 6, como la 4, es fantasma, así que si algún día cogen cualquiera de las dos líneas santingüense y recen lo que sepan.

Pero me alejo de mi relato. Les decía que iba en el dos. Lleno de mujeres mayores con los carros de la plaza prestas a ir al ídem a comprar. Todas sentadas y hablando a voz en grito de los pormenores de no sé qué cuestión. Nadie parecía fijarse en la chica que se encontraba apoyada en la ventana central. Mirando ahora una casa, ahora Balbo, ahora el mar. Reconozco que yo si me había percatado de su presencia, y conmigo algunos jovenes que disfrutaban de su Hermosa presencia (sí Hermosa, con mayúscula) y todos nosotros pudimos observar como, al llegar a la altura del gran edificio blanco con tejado a cuatro aguas que preside la cuesta, se santiguó. Reconozcó que me sorprendió tal acto, pero no hice ni dije nada. Al menos no hasta que las señoras cambiaron su no sé qué, por el acto de santiguarse de la joven Hermosa.

-Pero shiquilla ¿qué hase? –explotó una señora entre risas- Que aún no hemo llegao donde er Medinaceli.

Y la Hermosa chica se volvió roja. Acalorada y avergonzada por haber sido pillada in fragati realizando tan reprochable acto piadoso.

-¿Pero tu lo ha visto bien? –siguió la señora con la risa ya extendendida por todo el autobús, desde el chófer hasta Abdel, el vendedor de Cds piratas que se sienta, como siempre, en el último asiento del dos –¿No ve’ que eso no e’ una iglesia? ¡que e’ el colegio de'el Campo de Su’!

Y, entoces sí, no pude más que saltar:

-Señora, cada uno le reza a lo cree y se santigua ante lo que teme. Y no hay nada a lo que más se debe temer que al colegio.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
hi, new to the site, thanks.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera