Beautiful people

Dicen las amigas de mis amigas que su grupo de amigos que somos nosotros somos gente guapa. Beautiful people, vamos. Y es cierto, lo somos. Al menos ahora. Somos resultones. No llegamos al nivel de Benjamin Button en la motito de marras, pero no desentonamos. Somos lo que se dice gente interesante. Un grupo, más o menos, agradable de ver. El problema es que, como en todo grupo como el nuestro, entre la beautiful people hay un “fatman” y un “loser.” No me voy a comer la cabeza pensando quién es el “Loser”, tampoco es plan de comerse mucho el coco con estas cosas que no llevan a nada más que pasar las tardes tristes. Yo no lo soy, mi éxito entre los hombres europeos quedó más que demostrado este verano. En caso de agobiarme por mi no éxito entre las féminas, siempre puedo mirar al otro lado de la calle, o probar si estoy en un armario -que no debo estarlo pues veo la luz del sol cada mañana-.

Pero me temo que soy el “fatman”. Algo que tampoco me preocupa en demasía. Soy historiador. Sé que en otras culturas alguien como yo sería visto como un seguro de vida. Hombre pudiente y acomodado que no pasa hambre. Y, además, siempre me queda saber que, con mi bello y hermoso rostro, puedo ser un belleza “boteriana” entre tanta beautiful people.

Comentarios

MARCOS A. ha dicho que…
MUUU WENOO LO DEL LUSERR!! JIIJIJIJIJ
Cathan Dursselev ha dicho que…
¡Espero que el loser no se haya dado cuenta de quién es!

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera