Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

Desvelos

Hoy me he despertado a media noche sin saber muy bien donde me encontraba. He mirado la hora y el reloj parpadeaba detenido. Me he levantado y caminado a oscuras hasta el baño. Mi reflejo se intuía en las penumbras del espejo. No me he reconocido al lavarme las manos. Sé que soy yo. No hay nadie más en la casa. Parezco cansado, muerto de sueño. He mirado el reloj sobre la repisa del baño: 3 a.m. He vuelto a la cama. He intentado recordar que soñaba antes de despertarme. Nada. Lo recuerdo claramente. No soñaba con nada. En una enorme y densa masa blanca que iluminaba mi sueño. Sólo eso. No he vuelto a dormir. He dado vueltas en la cama, esperando que el cansancio termine con mi insomnio. Pero ha vencido mi mal. Cuando los rayos del sol han entrado y bañado mi rostro, he decidido abandonar el lecho. Me miró al espejo y el cansancio marca mi rostro ensombreciendo mis ojos. He llorado. Deseando volver a dormir. Dejar de soñar con esa nada que cada noche desvela mis sueños y que durante el…
Solo los necios miran al dedo cuando se señala la luna





La maldición de las musas

Hoy no tengo ganas de escribir de esto o lo otro. Hoy quiero escribir de algo en concreto. Mi mente vaga creando una historia que no sé si debo lanzarme a escribir. Una historia policiaca que con Navarro y Echevarri –dos personajes secundarios de “Cuentos de amor de un profesor de historia”- como principales actores comienza a cobrar forma. Dos hombres, inspector de la Policía Nacional uno, forense adscrito a la audiencia el otro, resolviendo el asesinato de un anciano en un pueblo de la Sierra. Lo que parece un simple robo rápidamente se complica con la presencia de... no contaré nada más. Si, finalmente, las ganas me pueden y comienzo con ellos, iréis viéndolos aquí. A un Echevarri entrado en años ya lo conocéis los que seguís La Búsqueda, a Navarro solo aquellos que han podido leer “Cuentos”, los otros tendréis que esperar a que vea la luz en papel (cosa que parece ocurrirá).

Pero me preocupa que las historias vengan a mi mente una tras otra. Me he dado cuenta que caminando por la c…

Beautiful people

Dicen las amigas de mis amigas que su grupo de amigos que somos nosotros somos gente guapa. Beautiful people, vamos. Y es cierto, lo somos. Al menos ahora. Somos resultones. No llegamos al nivel de Benjamin Button en la motito de marras, pero no desentonamos. Somos lo que se dice gente interesante. Un grupo, más o menos, agradable de ver. El problema es que, como en todo grupo como el nuestro, entre la beautiful people hay un “fatman” y un “loser.” No me voy a comer la cabeza pensando quién es el “Loser”, tampoco es plan de comerse mucho el coco con estas cosas que no llevan a nada más que pasar las tardes tristes. Yo no lo soy, mi éxito entre los hombres europeos quedó más que demostrado este verano. En caso de agobiarme por mi no éxito entre las féminas, siempre puedo mirar al otro lado de la calle, o probar si estoy en un armario -que no debo estarlo pues veo la luz del sol cada mañana-.

Pero me temo que soy el “fatman”. Algo que tampoco me preocupa en demasía. Soy historiador. Sé q…

Kid Betún

Hoy me he cruzado con una de esas personas que se ha compartido en mito dentro de la ciudad. Uno de esos hombres que, por culpa de la mísera vida, se ha visto abocado a una vejez casi en la calle. Kid Betún fue boxeador en su juventud y hoy vive en la ciudad trabajando de limpia botas, el mismo trabajo que le dio su nombre de guerra en el boxeo. «El que da recibe y el que recibe, da», repite el ex-boxeador una y otra vez. Y esa filosofía de vida la ha llevado a su nuevo estado. Hoy lo he encontrado pidiendo en un bar, algo que nunca antes le había visto y no he podido más que darle algo. Este hombre, que siempre ha luchado en su vida, parece haber perdido una batalla más. “No se puede trabajar con este tiempo”, me ha dicho antes de darme las gracias.

La vida de Kid ha dado demasiadas vueltas y se ha movido entre el drama, el cine épico y el cómico. Con 12 años se puso a abrillantar los zapatos de las clases pudientes del Cádiz de los 50. Con 14 años comienza a boxear como vía de escape…

La busqueda (XIII)

-Hijo de puta.... mamón... eso duele -Echevarri estaba tirado en el suelo apretándose el brazo izquierdo con la mano derecha- ¿no se te ha ocurrido preguntar antes de disparar?
-Lo he hecho y no me has contestado- Jarque acudió a socorrer a su amigo- he oído disparos y pensé que habías caído.
-Aún no se ha hecho bala que me haga daño.... auuu... no presiones en la herida.
-¿Quién ha disparado?- siguió con a mirada el gesto de Echevarri -Ya veo.

Se acercó hasta el hombre tumbado en el suelo. El disparo del vasco le había perforado el pecho y el charco de sangre comenzaba a extenderse hasta la puerta del ascensor. Pasó sobre él mientras Echevarri le seguía refunfuñando por el tiro recibido. Observaron la casa, intentando descubrir algo que pudiera ponerle sobre la pista del Errante. Sin duda aquel era su nuevo consultorio. La decoración recordaba aquellos puesto del Día de los Muertos que Echevarri había visitado en México. El vasco lo miró todo con creciente asombro. Aquello contrastaba co…
“By working with them you see that we can bring out the life hidden in them"

(Al trabajar con estasniñaspuedessacar la vidaque se oculta en ellas)

SisterSindhu. Centro para niños afectados de sida. Proyecto 58501/48 (Manos Unidas) en Karimnagar

Uphir (X)

Ariel estaba en la puerta del colegio. Miguel la miraba desde lejos, sin acercarse más de lo debido. Debía actuar como un escolta y no mostrarse impaciente por abrazarla. Observaba el entorno del edificio. El jardín que daba entrada al colegio tenía unos altos árboles en los muros que lo protegían. Las alumnas vestían todas uniformes y Miguel estaba deseoso de quitarle la falda a Ariel. Se movió nervioso en el asiento del coche mientras ella jugueteaba con el pelo. Arrancó el motor cuando vio que la chica se despedía de sus amigos y condujo despacio hacia ella.

La moto entró en la calle a gran velocidad. Miguel aceleró el vehículo por instinto pero no fue suficientemente rápido. El motorista se lanzó sobre Ariel mientras Miguel sacaba el arma por la ventana. Disparó a las ruedas, pero la moto continuó su veloz carrera hasta Ariel, que se lanzó al suelo, ocultándose tras el muro. Miguel salió del coche, disparando mientras corría hasta la chica. El motorista giró en redondo y volvió con…

Adios

Se fue casi en silencio. Apagandose poco a poco hasta que dijo basta. Tal vez sabiendo que de pasar más tiempo entre nosotros dejaría de ser ella por culpa de una maldita enfermedad. Cuantas veces no le diría mi padre, entre bromas, "Josefina, tanto estudiar te ha cansado las neuronas" y se iban cansando poquito a poco. Despacito tal vez, demasiado rápido para nosotros que queríamos verla como siempre fue. Estos días he escuchado y leído mucho sobre ella. Los dos periódicos locales han sacado hermosos textos (Diario de CádizLa Voz de CádizJ.A. Hernández), y no puedo más que darle las gracias a Leopoldo (que ha demostrado ser un amgio siempre y hasta el final) y a José Antonio Hernández por sus palabras.

Pero esos textos se quedan en la Dra. Fornell. En la eminencia pionera en el campo de la psiquiatria infantil, pero ni se acercan a Josefina (la tíafilla para mí y mis hermanos). La mujer que se escondía tras la bata blanca. Y ella era mucho más que la Dra. Fornell. No sé cuan…

En pocas palabras

Los hombres somos seres sociables. No me voy a quedar en casa encerrada ¿no? Tengo que conocer gente. Que una no sabe cuando se va a morir para estar todo el día estudiando.


(Sociable estudiante de 15 años. Escuchado en el Dos)

Manifiesto por Haití

Es obligación de todos ayudar a la reconstrucción de un país que llora, y llorará durante mucho tiempo, las cicatrices dejadas en la tierra y las gentes. El terremoto del pasado martes 12 de enero ha sido devastador para uno de los países más pobres del mundo. Cientos de edificios en Puerto Príncipe se han derrumbado, pero nada es más peligroso que el derrumbe de una sociedad ya dañada por la guerra, el hambre y la pobreza.

Aunque hasta el momento el número real de víctimas se desconoce, algunas fuentes indican que las consecuencias del seísmo son catastróficas. A la espera de una confirmación oficial del coste en vidas humanas de este desastre natural, los testimonios que llegan desde la isla dibujan un panorama de destrucción y caos, especialmente en Puerto Príncipe. Y tras el caos inicial llega el caos total. A la destrucción de las infraestructuras, se une el caos institucional con un estado casi inexistente incapaz de dar respuestas a las necesidades de una población que carece de…

La busqueda (XII)

Caminaban por el Puente de Carlos, hacía el Barrio Pequeño. Ni Jarque ni Echevarri desentonaban entre la multitud de turistas que caminaban por el lugar. Habían localizado el nuevo centro de actuación de Errante en la zona más rica de la ciudad. A la sombra del castillo, entre los callejones más cercanos al Moldava.

-Este sitio parece sacado de un cuento de hadas- dijo Echevarri sacando unas fotos de las estatuas del puente.
-Sí, el lugar perfecto para que Errante consiga adeptos para su grupo.

Jarque sonreía ante la imagen de su compañero. Con las coletas anudadas a la espalda, cayendo sobre la mochila. La cámara Canon colgada al cuello, sobre la camiseta de Homer Simpson. Remataba el atuendo con un pantalón de explorador, chanclas y calcetines de Snoopy. El ex-policía acarició el cabello de un chico que se había detenido para mirar al forense con los ojos muy abiertos. Echevarri le sacó la lengua y continuó el camino hacia las callejas que se extendían a la izquierda del puente. Camina…

Hombre dormido

Tumbado entre las ramas secas, remojado en un charco de agua limpia. Como quién duerme asustado y recogido sobre sí mismo. Presa de un sueño eterno que le aleja de la realidad del ser. Tumbado entre rastrojos, ajeno al mundo que le rodea. Agua clara caída del cielo. Que remoja su piel sin despertarlo. Hombre dormido. Hombre muerto. Tumbado en la hierba seca del húmedo invierno. Piel resquebrajada por el paso del tiempo sobre el cuerpo inerte. Vida y muerte unida en regueros de serrín podrido. Tronco viejo, caído, raído. Tumbado entre hojas secas. Muertas. Anegadas en charcos de lluvia caída como lágrimas lloradas por el cielo.

Árbol convertido en hombre. Dormido. Escondido de sí mismo. Asustado de un mundo que se deshace a su alrededor. Que se abre para engullir a sus hijos más necesitados. Que inunda con sus lágrimas las tierras ayer secas. Y, junto a él, la sombra verde del brote que nace: esperanza que agita al hombre dormido, que se despereza entre hojarasca. Hombre dormido que de…

Sherlock Holmes

“Elemental querido Watson” Este nuevo Sherlock Holmes es tan falso como la mítica frase (que solo aparece en “El Jorobado”, relato corto publicado en “Memoras de Sherlock Holmes). Pero no por eso alejado totalmente del detective. La película, muy posiblemente, no sea del gusto de la mayoría de seguidores del gran Sherlock. Y no porque Robert Downey Jr haga un mal papel.

Alejado del la elegancia inglesa de Basil Rathbone o Peter Cushing, nos encontramos un Sherlock mujeriego (¿encadenado desnudo a una cama?); que muestra pectorales en combates ilegales, aun siendo cierto que Sherlock es un perfecto boxeador; que paga y cuida los ahorros de un Dr. Watson jugador y que se encuentra enamorado de Mary (dato que sitúa la historia, por cierto, en 1887); con un humor ácido, inteligente y, en ocasiones, incorrecto. Pero un Sherlock que, en la piel de Robert Downey, se convierte en carismático. Que llena la escena con su sola presencia y que trae los mejores momentos de toda la película. Dejando…

Ayuda a Haiti

Nada más conocerse la noticia del devastador terremoto que el martes sacudió con extremada violencia la región más occidental de Haití, Manos Unidas ha abierto una cuenta de emergencia para paliar los graves daños que ha causado el seísmo, sobre todo en Puerto Príncipe, convertida, ahora, en ruinas y polvo.

Las pocas noticias que nos llegan desde Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, no dan lugar a la esperanza. Todavía es pronto para hablar de víctimas mortales, aunque algunas fuentes hablan ya de miles de muertos y desaparecidos. Los daños materiales son inconmensurables: viviendas destruidas, carreteras inexistentes, oscuridad y caos.

El temblor, cuyo epicentro se situó cerca de Puerto Príncipe, una ciudad con 2 millones de habitantes, se ha calificado ya como uno de los más fuertes sufridos en esa zona del mundo en la última década.
Manos Unidas no es una organización de ayuda de emergencia, pero la trayectoria de colaboración en este país caribeño, y la magnitud del de…

No he vuelto a sonreir

Desde hace más o menos un mes, no he vuelto a sonreir. No he vuelto a reirme con nadie, ni de mí mismo. No he vuelto a dejar de preocuparme por cosas sin importancia. Desde hace, más o menos un mes, no he vuelto a ser yo.

Y sé las razones de mi no retornar a hacer ciertas cosas, claro que las conozco. Pero lo cierto es que, desde hace más o menos un mes, me encuentro en un estado diferente al que tenía en estos años previos. Como perro lleno de pulgas me he visto obligado a rascarme hasta quitarmelas. Y desde entonces no he tenido que volver a nada.

Llevo un mes libre de preocupaciones absurdas. De hecho, desde mi vuelta de la India creo que no he logrado encontrar algo que me preocupe lo suficiente como obligarme a volver a sonreir por haber perdido la sonrisa. Desde entonces, sigo riendome de mi mismo, y con los demás. Que no de los demás, solo me río de mí, porque reirme conmigo mismo denotaría una locura mayor que la que me persigue. Pero es que, además, desde hace más o menos ese …

Hermosa santiguadora

Iba en el dos, como casi siempre que cojo el autobus. Y, como suele ocurrir en la línea más larga de Cádiz, el autobús iba lleno de mujeres mayores. No sé en otros lugares, pero en Cádiz no es raro que las mujeres de cierta edad se santigüen al pasar ante una iglesia o convento. Sobre todo en el Convento de Santo Domingo, donde está la patrona de la ciudad. Normalmente, si tienen a bien pagar 1€ para hacer un trayecto de 10 minutos, podrán comprobarlo en las línas 1 y 3. No así en la 5, que pasa de refilón por el convento. Ni en las 2 y 7, que pasan por la playa. La 6, como la 4, es fantasma, así que si algún día cogen cualquiera de las dos líneas santingüense y recen lo que sepan.

Pero me alejo de mi relato. Les decía que iba en el dos. Lleno de mujeres mayores con los carros de la plaza prestas a ir al ídem a comprar. Todas sentadas y hablando a voz en grito de los pormenores de no sé qué cuestión. Nadie parecía fijarse en la chica que se encontraba apoyada en la ventana central. Mi…

La busqueda (XI)

Una semana después Jarque ya se encontraba en condiciones de caminar. Echevarri había descubierto la morada de Errante y los dos hombres caminaban tranquilos por la Colón, hasta detenerse en un lujoso portal de una calle lateral. Entraron en la vivienda pidiéndole al portero que le abriese y, para sorpresa de Jarque, este lo hizo.

-Tengo que preguntarte algo, Echevarri- Acaban de entrar en el amplio piso- ¿cómo has logrado dar con esto y cómo te has librado de la policía después de lo del hospital?
-Fue en acto de servicio.
-¿Acto de servicio?... Echevarri, estás jubilado.
-¿Seguro?, jajaja- las coletas del hombre bailaron sobre su espalda –digamos que no estoy jubilado del todo.
-¿Cómo?
-Estoy en un nivel superior.
-Sí eres dios, no jodas loco.
-No hombre –Echevarri estaba observando una amplia mesa de madera que había en el centro de la sala. La misma que se veía en la foto obtenida por Jarque -¿Sabes que es la Interpol?.... ¡Bienvenido al grupo!


Jarque lo miró de hito en hito, convencido de…

Eduardo Mendoza

Cádiz es una ciudad rica en cultura. Mucho más de lo que a veces nos pensamos. Por eso, desde hoy, iré informando de aquellos actos más destacados -al menos para mí- de la vida cultural (literaria, principalmente) gaditana.



El hombre inquieto

Mankell ha despedido a Wallander. En esta época de crisis y paro, Henning ha decidido que ha llegado el momento de jubilar al genial inspector sueco. Y lo hace dejando cerrada una posible vuelta que nos alegraría a los que sentimos tristeza por su adiós.

Y en esta despedida del viejo policía de Ystad, más allá de la historia narrada –la desaparición de sus suegros- Mankell descubre las claves de su pensamiento político, que ya se había ido dejando entrever en otras obras del mismo protagonista. Sí hasta ahora Wallander había mostrado su miedo ante los cambios que se producían en la sociedad sueca, ante la llegada de inmigrantes del este, el aumento de la delincuencia y de la violencia en los delitos. Incluso se podría hablar de su anti-europeismo, escondido entre otros muchos pensamientos. Pero hasta ahora no había dado opiniones políticas.

En “El hombre inquieto” Mankell pone en boca de Wallender sus miedos e inquietudes sobre EEUU y el intervencionismo de la Unión Europea en Suecia. E…

Uphir (IX)

-No alarguemos esto más de lo necesario, Magnus, ¿qué es lo que no sabes y quieres saber?
-Lo sé todo. Menos tu respuesta. Sobre mí hija. ¿Qué tienes que decir?
-Que daré mi vida por ella...
-Hay quien dice que le has dado algo más que tu vida.
-¿Quien?- Miguel notó como la rabia subía hasta sus mejillas. Notó el calor en el pecho mientras la ira iba cobrando más y más fuerza- ¿Quién es el cabrón te ha hablado de mí y qué ha dicho?
-Ha dicho que mi hija durmió en tu casa anoche. Qué te viste con ese canalla de Tkarmes para tratar su muerte, y sólo sé que mi hija esta noche no ha estado en casa, y esta mañana no ha aparecido por el colegio.
-¿Cómo?

La extrañeza de Miguel era absolutamente real. Desde su posición, en el centro de aquella sala que olía a muerte, sabía que Magnus observaba cada uno de sus gestos. Elevó la mirada hasta una pequeña ventana de cristales ahumados.

-Sí, Magnus, la chica ha dormido en mi casa. Después de hablar con Tkarmes y negarme a aceptar su trabajo, volví a casa y…

El Cascanueces

El otro día acudí a Jerez a ver el ballet el Cascanueces que está girando por España el Ballet Estatal Ruso de Rostov y, más allá de la grata impresión que me dejó el espectáculo pese a la música “enlatada” y un escenario que, en no pocas ocasiones se quedaba pequeño para la coreografía, salí del teatro con una insana envidia.

Envidia porque tenía que acudir a Jerez a ver un espectáculo de ballet ante la imposibilidad de hacerlo en Cádiz (habrá quien me diga que no hace mucho se representó el Lago de Cisnes en el Falla, pero resultó imposible conseguir entradas). Lo mismo ocurre con la opera, que pasa casi desapercibida en la cápital y no en la vecina ciudad. Y todo porque en esta santa tierra la cultura se confunde con el Carnaval, y durante más de un mes –mes, por cierto, en el que las compañías teatrales están más activas- el Falla queda cerrado para el concurso de agrupaciones. Y comprendo que eso dé pingües beneficios, pero una ciudad como Cádiz tiene el deber moral de dar otras o…

La Bella Escondida

La Bella Escondida es uno de esos enclaves que podría cargarse de misterio y leyendas. Una torre mirador escondida de la mirada de curiosos bien pudo haber sido la barroca cárcel de alguna hermosa joven, encerrada por un padre celoso del hombre que la amase. Pero, a veces, la realidad es tan profundamente distinta que se hace hermosa por verdad.

Y la realidad es que la torre, levantada en el s. XVIII, nace del amor de un padre hacia su hija. Una hija que había entrado en clausura en un convento cercano, y para quién iba dirigida la torre. Más allá de otear horizontes cargados de vela, la torre era un signo de la firmeza y voluntad de la joven novicia. Cuenta la historia que el padre ordenó levantar una torro hermosa y robusta, que recordase a su hija la fortaleza necesaria para mantener los votos a los que se comprometía: castidad, pobre, obediencia. Pero, sobre todo, para que recordase el amor de su padre.

Y para que la torre se viese desde el claustro del vecino convento, mandó constr…

Día de Reyes

Hoy es el día de la felicidad. Al menos en estas tierras. Y es que hoy es el día donde los deseos de felicidad se transforman en realidad en los ojos de niños y no tan niños. Recuerdo con cariño especial las noches del día 5 en el chalet, cuando sentados entorno a la chimenea mis hermanos me preguntaban que había pedido y que creía que me iban a traer. Las mayores, tal vez, viendo en mi ilusión la que ellos ya habían descubierto falsa, eran las más insistentes. Recuerdo correr a la cama y dormir escondido bajo las mantas, escuchando el ruido de los camellos y los reyes en el salón de la casa. Sin atreverme a salir porque “si les ves se van y no vuelven”. Levantarme de la cama cuando las primeras luces se filtraban por las persianas de madera y correr despertando a mis hermanos, y a mis padres que siempre se hacían los remolones.

Buscar con ansias las cajas de regalos amontonadas en la butaca de papá, donde siempre ponían los míos. Y descubrir lo que aquel año me habían traído esos reye…

La búsqueda (X)

Jarque miró a Echevarri con sorpresa.

-¿Puedes repetir lo que has dicho?
-Que la venganza nunca es una victoria.
-¡Claro!.
-¿Qué está claro?
-¿Tu que harías si quisieras vengarte de tu peor enemigo y supieras que tiene una hija?
-Tirarmela.
-O matarla.
-No creo que la matase pudiendo tirarmela, no sabes como está la hija de Gómez, es como Gabrielle.
-¿Cómo quién?
-La amiga de Xena…
-¡Echevarri, por Dios! Pero creo que entiendes lo que digo. Tal vez detrás de todo lo que haya sean ansias de venganza hacia Vargas.
-Podría ser, pero entonces que pinta el Errante en todo esto.

Jarque se levantó de la mesa y caminó hasta el ordenador. Rebuscó entre sus papeles durante un rato, con Echevarri mirandolo tranquilo desde el sillón, sorbiendo el wisky y deleitandose con su sabor. Cuando, por fin, Jarque se volvió para mirarlo no pudo más que pensar que los años pasaban factura al viejo forense de lengua mordar e inteligentes comentarios. Allí sentado, mirando por la ventana, con sus trenzas y su camisa de Zi…

Footloose & Billy Elliot

Sé que lo que les voy a decir ahora puede resultarles raro. Pero el otro día, viendo Footloose no pude más que recordar a Billy Elliot. Saltando distancias generacionales y temporales ambas películas reflejan un mismo sentido: la llegada de la libertad a través del baile.

Si bien Footloose nace de una premisa distinta : la llegada de un joven de ciudad a un pueblo constreñido por las normas morales de un reverendo dolido por la muerte de su hijo, donde la religión copa la justicia reconvertida en una Inquisición moderna que quema libros en papeleras. Desde ahí todo comienza a parecerse. El joven que baila que es acusado de “marica” por algunos chicos del pueblo, igual que el padre de Billy se niega al baile de su hijo por no ser de hombres. La búsqueda del baile como una forma de huir de la opresión social (Ren McCormack, de ese encorsetamiento religioso, Billy de la pobreza y la opresión policial en Irlanda); el cambio que poco a poco se produce entre los “opositores” al baile hasta v…

De novelas caballerescas y olvidos

El otro día una amiga colocó en su tuenti algo así como estaba en pensamiento conventual, e inmediatamente vino a mi mente y mis dedos un “Mira que como te metas en un convento de clausura yo me hago cura, sólo para poder ver el brillo de tus ojos sin tener que saltar los muros”, que así, suelto, queda como un hermoso piropo y hasta declaración de amor. Pero que en mi mente perversa lleva varios días dando vueltas, intentando descubrir dónde se desarrolla el origen de la misma. Les cuento. Cuando aún era un crío mi abuelo me metió el gusanillo por las novelas de vaqueros y de capa y espada. Aquellos caballeros franceses con sus aires románticos y aventureros llenaron mis tardes infantiles y juveniles y en una de aquellas muchas novelillas -con la pasta blanda, blanca y llena de manchas- compradas en baratillo, se producía la escena que me vino a la memoria.

La dama –en estas novelas siempre hay una dama- anuncia a su enamorado la intención de entrar en convento y él, y esto si lo recu…

Uphir (VIII)

Olfateó el pelo de Ariel, que dormía apaciblemente abrazada a su pecho. Se reprochó haber caído nuevamente en los brazos de la chica. Cuando estaba junto a ella se sentía vivo. Sentía algo que jamás había sentido. El corazón le latía a un ritmo diferente y se sentía indestructible. Allí, entre sus brazos, parecía que todos los males quedaban ocultos en la alegría. Pero su razón le decía que cometía un terrible error que le condenaría para siempre. No temía al infierno, sabía que tras la muerte no cabía más posibilidad que la condena. Dios no perdonaría sus males, pues él mismo no era capaz de perdonarse.

Se levantó y fue hasta el baño mientras ella protestaba en la cama y se abrazaba a la almohada. Observó su desnudez perfecta y juvenil antes de entrar en la ducha. Dejó que el agua corriera por su pelo y su cuerpo, lamentándose por la locura cometida. Su razón le decía que debía echarla de su casa. Que no debía haberla dejado entrar en su cuarto. Que no debió abrazarla ni consolarla. Y…

Día 1.

Hoy, 1 de enero de 2010 debería felicitarles por el año nuevo. No lo haré. Igual que no felicito la Navidad a quién no cree en Jesucristo como Dios, no felicitaré un cambio de año que nace de la necesidad humana de unificar la existencia. De encasillar cada cosa para facilitar el adoctrinamiento y aculturamiento social y que poco tiene que ver con la verdadera Historia de la humanidad.

Y recuerden: hoy como ayer, el mundo sigue lleno de guerras y muertes. De hambre y penumbra, de muertes innecesarias y nobeles preventivos. De sequía y catástrofes naturales. De paro y crisis económicas, de secuestros y torturas, de Guantanamos y Eta. Y de la indiferencia de muchos ante los graves problemas que amenazan al mundo. Mientras nosotros nos atiborramos de uvas y llenamos los centros comerciales, otros se llenan de moscas.

Pero sean felices: nunca se sabe cuando la Historia dictará sentencia y transmute el norte en sur.