Llueve

Llueve. Lleva días haciéndolo. Sumiendo la luz en triste gris. Cielos oscuros que lloran vidas impuras. Grisáceo caminar entre calles mojadas. Sobre baldosas resbaladizas que entorpecen nuestro paso. Llueve. Y la lluvia golpea corazones atenazados por la fuerza del todo. Resquebraja sentimientos ocultos. Llama a gritos emociones silenciadas por el repicar de las gotas sobre la venta. Llueve. Y el mundo se hace hermoso en la oscuridad del día lluvioso. Llueve. Y el romántico renace de sus sombras, acechando el final de la vida. Llenando de sentimientos cada instante. Olvidando una razón que encadena nuestras almas. Llueve. Y el hombre se hace humano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera