Ir al contenido principal

La busqueda (VII)

Jarque intentó incorporarse en cama. Su lamento se unió al ruido de pasos en el pasillo y al grito de la enfermera. Echevarri portaba su arma e intentaba empujar la cama hacia la pared, mientras la enfermera comenzaba a llorar.

-¡Maldita sea Jarque, tienes que levantarte!
-No puedo, coño- logró balbucear en el mismo momento en el que las puertas se abrieron.

El disparo resonó en la habitación, rompiendo los cristales de la ventana. Echevarri disparó contra la puerta, parapetado detrás de la segunda de las camas. Rezando porque su bala hubiera impactado en carne. No había ruido. Esperó un minuto y volvió a disparar. Nada. Siguió allí, agachado tras la cama buscando a Jarque en la suya. Se mantenía en silenció, la respiración entrecortada mostraba el cansancio de su cuerpo herido. Echevarri se movió lo justo para evitar el balazo que entraba desde el pasillo. Corrió hasta su nuevo compañero y lo tiró al suelo. Se arrastró hasta quedar ocultó mientras los ruidos y gritos se acrecentaban en el pasillo. La enfermera se levantó y salió corriendo hacia la puerta. No había dado dos pasos cuado recibió tres disparos en el pecho. Echevarri disparó a su vez. El grito ahogado en el pasillo le indicó que esta vez sí había hecho blanco. Se lanzó hacía la puerta, dispuesto a disparar al menor movimiento.

El hombre estaba caído en mitad del pasillo. Respiraba agitadamente intentando levantar el arma, sin conseguirlo. Echevarri se agachó junto a él, presionando las heridas con el fin aparente de detener la hemorragia, mientras la seguridad del hospital llegaba hasta su lado.

-Policía- gritó presa de la costumbre sin recordad que ya no ejercía cargo alguno- ¿Quién coño eres? ¿dime quién eres o pasarás verdadero dolor?- susurró al herido antes de apretarle aun más la herida.

El hombre gritó de dolor antes de escupirla a la cara. Echeverri se limpió el rostro de la sangre del moribundo y apretó nuevamente la herida. No hizo pregunta alguna, siguió apretando hasta que un gemido inaudible le detuvo. Acercó el oído al rostro del hombre.

-Errante…
-¿Dónde está?
-No lo sé
-¿Dónde?
-Se ha ido de Madrid.
-Dime más o te juro que no sales de esta.
-No sé nada más

Echevarri observó como los ojos bailaban en sus cuencas. Notó los estertores de la muerte bajo sus manos mientras continuaba aferrado al cuerpo. Alguien le apartó y cayó al suelo. Era la primera vez que mataba a un hombre. Había visto muchos cadáveres, pero aquel era el primero verdaderamente suyo.

-La puta- susurró- que fácil es matar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…